Categorías

Bahía de Kino, paraíso estilo Sonora
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo

pueblos mágicos

Atlixco, la ciudad con el mejor clima del mundo

Comparte

El Popocatépetl resguarda celoso una ciudad cubierta de flores, de la que el Sol parece estar enamorado. Y el cortejo de ambos resulta en el mejor clima del mundo; tal como los pobladores de Atlixco aseguran. Se trata de uno de los Pueblos Mágicos del estado de Puebla; aquí confluyen paisajes impresionantes, exquisita comida, joyas arquitectónicas, pintorescas tradiciones y un sinfín de actividades al aire libre que debes probar. ¿Listo? Pues, ¡vámonos a Atlixco!

Villa iluminada en Atlixco, Puebla

Para enamorarse de Atlixco

No bromean al decir que el clima es delicioso. Es como si la propia región estuviera contenta por recibir viajeros y les agradece la atención de su visita con un ambiente perfecto para disfrutar desde un paseo hasta practicar deportes extremos. Todo en Atlixco está destinado a la alegría; como si se tratara de una eterna sonrisa. Su nombre significa “agua en el valle”; le fue otorgado por los teochimecas, sus primeros pobladores. La fertilidad del suelo le permite desarrollar la floricultura, por lo que siempre lo encontraremos tapizado de flores. Un viaje a este pueblo mágico no estaría completo sin conocer sus viveros y apreciar la importancia que tienen para su economía.

Tapetes de flores en Atlixco

Al recorrer sus calles, notamos el valor arquitectónico de sus construcciones. De hecho, fue declarado Zona Típica Monumental desde 1989. Destacan edificios como la capilla de la Tercera Orden, con portada barroca de argamasa y una invaluable colección de pinturas en su interior; el Exconvento de San Francisco, que data del siglo XVI; similar al Exconvento del Carmen, actual Centro Cultural el Carmen, que alberga el Museo de Culturas del Valle de Atlixco; el Convento e Iglesia de la Merced, fundado en 1613 y el Hospital de San Juan de Dios, cuyo trabajo ornamental en cantera es digno de admirar.

Al aire libre

En cuanto a sus tradiciones, brillan con un encanto propio. Tal es el caso del Huey Atlixcáyotl, la segunda fiesta más importante a nivel nacional. Con trajes vivaces, danzas y cantos, es realizada el último domingo de septiembre y en ella se agradece a la naturaleza por todos los dones recibidos. Durante la época decembrina, su célebre Villa Iluminada es visitada por miles de turistas; tanto poblanos como de los estados aledaños.

huey atlixcayotl atlixco

Los más aventureros pueden disfrutar del vuelo en parapente; partiendo desde el Cerro de San Bernardino Chalchihuapan. La vista de los volcanes, la pirámide de Cholula y el Cerro de San Miguel es simplemente increíble. También cuenta con parques temáticos para disfrutar de los deportes extremos y, para los menos intrépidos, balnearios y parques acuáticos.

A la hora de comer, prueba el consomé atlixquense, los tamales de comino, tlacoyos, trucha y la estrella del lugar: la cecina. Para el postre, las opciones son la jeripa –dulce elaborado con harina de arroz, leche y yemas de huevo; se sirve en cazuelas de barro y se le espolvorea ajonjolí–. Cuida dejar un huequito en el estómago para disfrutar de las nieves del centro.

Finalmente, antes de partir no olvides adquirir algunas artesanías como los utensilios de barro natural y policromado, camisas y velas. Prepara la maleta, porque este fin de semana toca visitar Atlixco.

Por: Vía México

Escribe un comentario