Categorías

Lago de Zirahuén, cristal verdiazul
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo
Callejón del Beso

destinos

La leyenda del Callejón del Beso en Guanajuato

Comparte

La mayoría de nosotros estamos al menos familiarizados con la tragedia escrita por el dramaturgo William Shakespeare, Romeo y Julieta. Es aquella en la que dos amantes, por circunstancias sociales y familiares, no pueden consumar el amor que se profesan. Pues bien, en la ciudad de Guanajuato existe un sitio con una historia similar: el conocido como Callejón del Beso.

Una foto publicada por Lupita.💎 (@goldenn_g) el


El Callejón del Beso se encuentra localizado escondido detrás de la Plaza de los Ángeles, en esta ciudad de túneles. Si bien su espacio de 68 cm de espacio entre edificios no es muy diferente al otros callejones, su historia sí. Pues es en este lugar tan angosto donde se cuenta una historia de amor muy fatídica entre dos jóvenes.

La leyenda del Callejón del Beso

Una foto publicada por Jhovanny Velasco (@velascojhovanny) el


De acuerdo con la leyenda local, existía una familia muy adinerada que vivía en una de las dos casas aquí. En esa familia estaba la hija, Carmen, cuyo padre era un hombre intransigente y estricto, por lo que vivió protegida. Sin embargo, ella se enamoró de Luis, un minero pobre de un pueblo cercano, pero de una casta social inferior.

Una foto publicada por Javier Consuelo (@ja.congue) el


El padre de Carmen le prohibió contacto con Luis o la enviaría a un convento, además de que la encerró. Sin embargo, la ventana de la joven daba al callejón, el cual era tan estrecho que se podían tocar mutuamente. Sólo podían tocar sus manos si se estiraban, pero eso fue suficiente para mantener vivo el romance entre ambos jóvenes.

Una foto publicada por Romyy Galvan (@romyygalvan) el


A pesar de sus esfuerzos, el padre de Carmen se enteró del amorío y entró en una ira increíblemente. Mientras los amantes sujetaban manos, él entró al cuarto y apuñaló a su hija, matándola de manera instantánea, quedando ella colgada. Sorprendido, lo único que Luis pudo hacer fue besar la mano tersa y tiesa de su amada y dejarla ir. Fue así que nació la leyenda del Callejón del Beso en Guanajuato.

Ahora lee: Los edificios más bonitos de Guanajuato

Por: Arturo Gutiérrez

Escribe un comentario