Categorías

Las 8 ciudades coloniales de México más hermosas
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo

destinos

La cascada de la Tzaráracua en Michoacán

Comparte




Un espectáculo sorprendente que nos ha regalado la madre naturaleza te espera a pocos kilómetros de Uruapan y de Pátzcuaro. Se trata de sorprendentes caídas de agua como ninguna otra en México, pues parecen formar una pared de este líquido. Se trata de la hermosa cascada de la Tzaráracua, una espectacular afluente que encontrarás dentro del maravilloso estado de Michoacán.

¿Dónde está la cascada de la Tzaráracua?

Cascada de la Tzaráracua

La cascada de la Tzaráracua se encuentra en el Centro Ecoturístico La Tzaráracua, y es alimentada por el río Cupatitzio. Tzaráracua es un vocablo de origen purépecha y su aproximación más cercana al español sería con la siguiente palabra: cedazo. Éste es un utensilio para colar, haciendo referencia a la impactante caída de agua de aproximadamente 50 metros de altura.

Cascada de Tzaráracua

Existen dos maneras en que puedes llegar a la poza en la cual desemboca la gran cascada de la Tzaráracua. La primera es montando a caballo, en un tramo de 15 a 20 minutos, o también practicando senderismo a pie. Sea cual sea la opción que elijas, te recomendamos ir con cuidado pues el constante flujo hace al piso resbaloso.

Continuar leyendo: Las 7 más bellas cascadas de Oaxaca

Qué hacer aquí

Tzaráracua

Por supuesto, el ecoturismo no es la única ventaja de la cascada de la Tzaráracua, pues también hay otras actividades. Para los amantes de la adrenalina y el turismo de aventura, aquí hay una tirolesa de 300 metros para deslizarse. Ésta te lleva por encima de la garganta, admirando así el momento antes de que empiecen las dos caídas principales.

Cascada de Tzaráracua

 

Hablando de la garganta de la cascada de la Tzaráracua, también puedes cruzarla de un lado a otro en transporte. O cruzar por medio de un puente de piedra, mientras algunos tejones bajan a saludarte y a verte con curiosidad. Así que deja de dudarlo y ven a visitar esta maravillosa fuente que la naturaleza ha preparado sólo para ti.

Por: Arturo Gutiérrez

Escribe un comentario