Categorías

Cabo Wave, recorriendo la belleza de Los Cabos
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo
Dos Ojos, el cementerio animal en Tulum

destinos

El cementerio de mascotas en Tulum: Dos Ojos

Comparte

Muy en lo profundo de la jungla a las afueras de Tulum se encuentra esta sección que se ha vuelto accesible gracias al trabajo de muchas personas, pues vale la pena visitar esta sección del segundo sistema de cavernas submarinas más grande en el mundo. Nos referimos a la cueva Dos Ojos, un sistema acuático llamado así debido a dos cenotes que forman parte de dicho sistema, los cuales asemejan a los ojos de una cara cuando son vistos desde arriba.

El sistema Dos Ojos en Quintana Roo, descubierto en 1987, tiene una extensión de aproximadamente 81 kilómetros, con 28 entradas a lo largo del mismo, muchos de las cuales son cenotes. Sus aguas cristalinas, sin embargo, guarda un interesante secreto: una sección en particular parece haber sido usada como un cementerio animal.

Cenote Dos Ojos

Una de las cavernas, llena de estalactitas y estalagmitas, tenía en su fondo una superficie suave, como de duna, por lo que al momento de escarbar, llegaron a un impresionante descubrimiento: en el lugar se encontraba una incontable cantidad de huesos animales, que iban desde el tapir hasta una especie de camello prehispánico ya extinto.

Es por este hallazgo que los visitantes comenzaron a referirse a este lugar como el Cementerio de Mascotas y todavía es posible encontrar con relativa facilidad algunos huesos en sus posiciones originales, sin haber sido interrumpidos en su descanso. Se cree que la entrada a esta caverna del sistema Dos Ojos fue utilizada hace siglos por los mayas como una fosa común para animales, antes de que el nivel del agua subiera e inundara a estas tumbas. Se puede nadar sin ningún lugar en este lugar, aunque con el propósito de preservar en la mayor medida posible a este sitio, se pide a quienes opten por sumergirse al agua que opten por actividades que vayan de acuerdo con sus habilidades, para así no causar daño a los alrededores.

Por: Arturo Gutiérrez

Escribe un comentario