Alive Unique

Estas a punto de descubrir un lugar místico donde largas lianas parecen caer del cielo y una espesa selva cuida los exteriores. En este lugar, descansan los dioses mayas, el corazón de Yucatán y miles de historias que siguen resonando en toda la zona. Es un sitio de encuentros con el alma y un rincón que parece más cerca del cielo que de la tierra. Es el cenote Yokdzonot, el más hermoso de la Península de Yucatán.

Recinto de la naturaleza

Su inmensidad parece fuera de este mundo cuando das un pie en sus alrededores. Se ubica a solo 15 kilómetros al oeste de la zona arqueológica de Chichen Itzá. En un principio, este sitio era custodiado por decenas de mujeres que se dedicaban a limpiar y cuidar el área. Fue hasta el año de 2005 cuando se decidió abrir los caminos y mostrar esta maravilla de la naturaleza a todo aventurero.

cenote YokdzonotEl cenote Yokdzonot es de tipo abierto y cuenta con una profundidad de 45 metros aproximadamente. Esto lo convierte en uno de los más grandes de Yucatán, que irónicamente, también en uno de los menos visitados. Para descender hasta sus dominios, es necesario apoyarse de los barandales que recubren las escaleras. Una vez frente al cenote, lo siguiente por hacer será admirarlo de principio a fin.




cenote YokdzonotAquí podrás nadar en sus azules y refrescantes aguas, practicar esnórquel y relajarte en su superficie. También existen zonas para acampar, mesas para pasar el día, baños así como un restaurante para disfrutar lo mejor de la gastronomía yucateca. De igual manera, no olvides rentar una bicicleta y recorrer los alrededores así como disfrutar de la calma que se produce a cada segundo.

cenote yokdzonotEl cenote Yokdzonot se encuentra abierto todos los días del año de 9 a 17 horas. Se localiza a 225 kilómetros de la ciudad de Mérida. Puedes llegar hasta aquí tomando la carretera Mérida-Chichén Itzá y arribar hasta el centro de la localidad de Yokdzonot.

Continuar leyendo: Cenote Azul, el ojo de Bacalar

Catas a la Mexicana