El estado de Chiapas es uno de los tesoros culturales y naturales no sólo de México, sino del mundo entero. En su territorio se encuentran una serie de zonas arqueológicas que alguna vez fueron habitadas por la gran civilización maya. Y uno de ellos, Chincultik, se levanta como uno de los sitios que vale la pena conocer por su historia.

La belleza de Chincultik

Chincultik

La zona arqueológica Chincultik se encuentra dentro del Parque Natural de Tziscao, famoso también por la hermosa Laguna de Montebello. Su nombre puede traducirse al español como “pozo escalonado” y hace referencia a su estratégica posición entre tres depósitos naturales de agua. Estos depósitos son el Cenote Agua Azul, la Laguna Chanujabab y la Laguna de Tepancuapan, de gran esplendor.

Chincultik

El sitio arqueológico de Chincultik se caracteriza además por estar cimentado sobre inmensas plataformas utilizadas para crear una gran superficie. Éstas fueron construidas por medio de rellenos, nivelaciones, terrazas y muros de contención, denotando la gran experiencia arquitectónica de antaño. Además, estos muros muestran un sincretismo perfecto entre la arquitectura maya y el imponente paisaje que se observa justo aquí.

División perfecta

Chincultik

En Chincultik predominaba el culto al agua y se divide en cuatro áreas, colectivamente conocidas como Conjuntos, para su división. Desde el Conjunto A puede divisarse todo el sitio, por lo que se le conoce como Acrópolis o El Mirador. En el Conjunto B está la Plaza Hundida, mientras que en el Conjunto C se encuentra el Juego de Pelota y la Gran Plataforma.

Chincultik

Finalmente, en el Conjunto D ¡ está la zona conocida como Plataforma de las Lajas. Se llama así por sus lajas que llegan a medir de 2.60 por 40 metros, los más grandes en Mesoamérica. También se encontrarás estelas que glorifican la dinastía real y un bajorrelieve conocido como Disco de Chincultik, para marcar el Juego de Pelota.