Entre Las Ánimas y Boca de Tomatlán. Entre Bahía de Banderas y las bellas costas de Puerto Vallarta. Un lugar vigilado por el cielo y la tierra coloreado de azul y verde en donde se refleja toda la belleza de la región jalisciense: Colomitos. Además de ser la playa más pequeña de México, se ha convertido en un sitio tan asediado y buscado por los aventureros de todas partes del mundo. Pocos saben llegar y mucho menos se atreven a visitar. No lo pienses más y lánzate a este lugar de una vez por todas.

De diminuta no tiene nada

Ubicada al oeste de Boca de Comatlán, Colomitos se ha consagrado como un palacio entre el agua y la selva. Sus claras y suaves arenas, rocas redondeadas y un pequeño arroyo con cascada que parece salir del seno más profundo de la naturaleza, son algunos de sus mayores atractivos. Cuenta con apenas 30 metros de arena y su cuerpo se extiende hacia ambos extremos de la costa jalisciense.

ColomitosEsta playa virgen se ha vuelto un lugar especial para aquellos que gustan descansar en aguas cristalinas. Colomitos es perfecta para nadar, practicar buceo, snorkel y kayak. Este rincón es también hogar de una enorme población de peces como ángeles rey, damiselas, morenas, peces globo, lábridos arcoíris y peces cofre manchados que dan color a estas aguas transparentes.

ColomitosNo te olvides de visitar el Restaurante Ocean Grill, uno de los establecimientos con más reconocimiento en todo Jalisco. Cuenta con un amplio menú que ofrece lo mejor de la comida regional. El perfecto lugar para hallar intimidad y diversión en compañía de tus amigos, familia o pareja. Se puede llegar a través de algún taxi acuático disponible en las playas de Las Ánimas, Quixmito, Majahuitas así como Yelapa. Para los más aventureros, se puede llegar caminando desde la playa de Boca de Tomatlán. El traslado es de un kilómetro y medio a través de la selva.

ColomitosContinuar leyendo: Las playas mexicanas más visitadas por famosos