Pocas palabras podrían describir a la perfección lo que Costalegre significa, pero si existieran los vocablos perfectos, esos serían: salvaje descanso. Los encantadores atardeceres,  playas que emanan calor y los sabores del mar, conforman la pureza de su alma que parece hacerse más grande con el paso de los días. Bienvenidos a un sitio donde todo es interminable e infinitamente apetecible; el lugar más feliz de México.

Costa de alegrías

Costalegre se compone por seis zonas litorales que juntas abarcan un total de 160 kilómetros de longitud a lo largo del océano Pacifico: Bahía de Navidad, Bahía de Tenacatita, Costa Careyes, Bahía de Chamela, Costa Majahuas y Cabo Corrientes. Cada una de estos sitios cuenta con características propias y hermosas peculiaridades. Aquí se encuentran cerca de 43 playas vírgenes las cuales se componen de acantilados pronunciados, arenas de colores y pequeños hoteles románticos con vistas al mar.

Desde la década de los 90, Costalegre fue declarado como Corredor Turístico Ecológico gracias a las enormes áreas de vegetación y reservas como la de Manantlán la cual cuenta con más de 12 mil hectáreas. Dentro de esta hermosa zona también se encuentra el Refugio del Jaguar donde se encuentran diversos especímenes de este felino en peligro de extinción.

Cabo CorrientesLa mejor forma de iniciar este recorrido es a través de Cabo Corrientes, la entrada a Costalegre. Este sitio cuenta con 75 kilómetros de playas escondidas y arenas doradas. Es quizá el lugar más visitado de Costalegre debido a su cercanía con Puerto Vallarta. Aquí te encontrarás con hermosas playas como Yelapa y Mayto. Te recomendamos visitar El Tuito y caminar por sus calles empedradas, casas de colores y disfrutar de un circuito de tirolesas.

Continuar leyendo: Playa Majahuitas, la más bella de Jalisco

De playas y atardeceres

La siguiente parada no puede ser otra más que Costa Majahuas. Sus aguas son bien conocidas por ser amadas por surfistas y familias que solo desean descansar. Dentro de esta región se encuentran importantes humedales, hogar de decenas de animales y plantas. No te pierdas de las playas Punta Peñitas, La Cruz de Loreto y por supuesto, Majahuitas. También hallarás diversos refugios de tortugas como la carey, golfina, prieta y concha blanda.

Costa MajahuasCuando pensaste que habias visto todo en Costalegre, espera a llegar a Bahía de Chamela. El sitio es hogar de salto de las ballenas jorobadas y hermosas playas como Pérula, El Negrito, Cocinas y Las Alamandas. Al caminar por sus suaves arenas también te encontrarás con un complejo de 11 islas donde habitan aves como el pájaro bobo de patas azules. Chamela es hogar de diversos resorts de lujo que harán descansar cómo no tienes idea.

Bahía de Chamela

Refugio de estrellas

No hay que olvidarse de Costa Careyes y su paisaje creado por Gian Franco Brignone. El europeo descubrió la zona hace algunas décadas y desde entonces se ha convertido en un paraíso buscado por todo viajero. La cantidad de casas de colores resaltan de la serie de complejos turísticos de lujo. El nombre de esta zona proviene de la especie de tortugas que más visitan la zona: carey. Por tal razón, no te olvides de ser parte de la liberación de estas especies cuando el sol comienza a bajar.

Costa CareyesLlegando a la parte final, te encontrarás con la Bahía de Tenacatita. Este lugar es hogar de importantes reservas como Manantlán y Cuixmala. No menos importante es la zona de Boca de Iguanas donde se encuentran algunas playas vírgenes que los visitantes pueden utilizar para acampar, nadar y pasear.  Finalmente, aparece Bahía de Navidad, la última parada de Costalegre. Aquí, el lugar se alimenta de lugares como Barra de Navidad, Melaque y Cuastecomates. Esta zona es perfecta para la práctica de diversos deportes como el skimboard, paddlesurf, kayak y esnórquel.

Bahía de TenacatitaEn cada uno de los corazones de Costalegre te encontrarás con vida, fiesta, tranquilidad y belleza marina. No olvides probar alguno de sus tantos platillos típicos que ofrecen los tantos restaurantes en la zona. No hay duda que estamos ante un paraíso oculto que muy pocos tiene la oportunidad de conocer, hasta hoy.