No estamos ante el típico destino de la naturaleza neoleonesa. Bustamante es un territorio de caprichosas formaciones donde el escurrimiento milenario del agua ha dado a sus hermosos detalles. Es un área de amenidades, campos de luces y sombras y un espíritu infalible de la mejor vida silvestre al norte del estado de Nuevo León. No por nada se convirtió en el nuevo Pueblo Mágico de México este año. Conócelo y comienza a disfrutarlo desde ahora.

Paraíso de razones

Ubicada a unos 75 kilómetros del norte de Monterrey, Bustamante se eleva de entre las inmensas montañas que cubre esta zona del estado de Nuevo León. A sus alrededores, existe un entorno estéril y revestida de árboles que encanta desde la primera mirada. Más al fondo, se desnudan las calles vacías y la multitud de casas antiguas típicas.

Bustamante, Nuevo León

Al caminar por Bustamante, se siente un aroma de pasados y donde alguna vez se asentaron cientos de indios tlaxcaltecas para trabajar en las minas de la zona. La influencia de estos pobladores dieron una identidad duradera y singular al poblado. El paso de los días le ha dado un ambiente de recuerdos que ningún otro sitio alberga.

La mejor forma de comenzar a conocerlo es a través de su más grande estrella: las grutas de Bustamante. El lugar es una pasarela elevada que conecta las diversas galerías de la caverna. En sus adentros se vislumbran diversas estalactitas y estalagmitas de curiosas formaciones como “el candelabro”, “el elefante” y “la catrina”. El lugar se ubica a solo 10 minutos del centro de Bustamante por lo que visitarlas es casi imperdible.

grutas de Bustamante

Continuar leyendo: 7 atractivos de Nuevo León que te enamorarán

Paraíso de felicidades

Otro de los imperdibles del Pueblo Mágico tiene que ser forzosamente su impresionante Cañón de Bustamante. El lugar cuenta con siete kilómetros por donde corre el río Tlaxcala. A sus alrededores se pueden ver diversos asadores y palapas en una infinidad de rincones donde se puede pasar el día tomado el sol. Aquí también podrás sacar tu lado más aventurero al explorar toda la zona mediante los caminos de la montaña o el fluyente del agua.

cañon de Bustamante

No hay que perderse otros grandes atractivos como el Ojo de agua de San Lorenzo, Bioparque Boca de Leones (Los Toboganes), Parque El Molino y la esplendorosa Parroquia San Miguel de Arcángel. A pesar de disfrazarse como un sitio de amenidades naturales, Bustamante es también hogar de dulces tradiciones. Las típicas panaderías de este lugar cuentan con años de trabajo ofreciendo un verdadero tesoro hecho en horno de barro.

Parroquia de San Miguel Arcángel, Bustamante

De Bustamante podemos hablar hasta el cansancio pero nada se comparará con verlo frente a frente. A este paraíso que invita a la relajación, a la estadía completa y la felicidad eterna.