De Michoacán, todos tenemos algo. Familia, recuerdos, añoranzas y sobre todo, amor. Este hermoso estado es un encuentro de tradiciones, historia e identidad, pero sobre todo, mucho sabor. No por nada, hablamos del territorio con una de las cocinas más legendarias. Una mezcla única entre las herencias autóctonas y la española que ha superado la barrera del tiempo para instalarse en el paladar de todos los mexicanos. Es momento de rendir honor y conocer a los grandes protagonistas de la gastronomía de Michoacán.

Esencias que sobrevuelan

La gastronomía de Michoacán es una cocina mestiza y pulida con el tiempo. El vasto territorio del estado, ha abierto una multitud de ingredientes y estilos de acuerdo a cada región. Desde el punto de vista culinario, existen cinco zonas que rigen los sabores michoacanos: el Bajío, la Meseta Purépecha, región lacustre, la costa y la capital.

No hay mejor manera de comenzar que en el lugar más bello e importante: Morelia. La ciudad purépecha se distingue por poseer diversos platillos que se han reproducido en todo México. Tal es el caso de las carnitas. Aunque comenzaron a prepararse en Quiroga, hoy en día se pueden ver disfrutar casi en cualquier lugar de Michoacán, cocinadas además, en ollas de cobre de Santa Clara del Cobre. La capital es también hogar de la corundas, tamales sin relleno adornados con crema, queso Cotija, salsa, cebolla y jitomate. No te pierdas tampoco del xandúcata (mole rojo) con chilaquiles y el espinazo en naranja.

corundas

Llegamos a la zona de Pátzcuaro y la zona lacustre y no hay mejor manera de comenzar que con una sopa tarasca. Esta se compone de frijoles molidos, chile pasilla, queso cotija, crema y tiras de tortilla frita. Esta región es también fuente de una deliciosa industria de pescado blanco que al igual que los charales, son cocinados de muchas maneras. Junto a Pátzcuaro, Cuitzeo y Zirahuén comparten territorio, donde encontrarás los tacos de charales.

sopa tarasca

Continuar leyendo: 7 atractivos de Michoacán que te enamorarán

Por las deliciosas tierras michoacanas

Uruapan y la meseta purépecha son nuestra siguiente parada. De inmediato el churipo (caldo de res) con corundas naturales nos da la bienvenida. Esta zona es bien reconocida por la variedad de ingredientes y platillos como el mole de conejo, la sopa de chilacayote y los hongos al rescoldo.

churipo

Este camino aún no termina y la cocina del Bajio nos invita a pasar y probar la atápakua cocida con charales y corundas. Una vez en Zamora, la principal ciudad de la región, nos esperan las patitas de cerdo, papas cocidas bañadas en salsa verde y por supuesto, los chongos zamoranos. No nos vamos sin probar el delicioso queso cotija de Cotija de la Paz, el lugar que le dio el nombre, y visitar Tocumbo, el génesis de la heladería mexicana.

chongos zamoranos

Hasta el fin de los sabores

Finalmente, no hay mejor lugar para terminar este viaje por la gastronomía de Michoacán que cerca del mar. Lázaro Cárdenas nos ofrece un exquisito filete de lenguado, almejas gratinadas y algunas empanadas de coco y dulces de coco. También encontramos un delicioso pescado a la talla y unas tostadas de ceviche.

tacos de charales

No podemos dejamos pasar otros platillos como el aporreadillo que es cecina de res y huevo revuelto cubierto de salsa verde o roja. De igual manera, tenemos que mencionar a la morisqueta. Éste se compone de arroz blanco y frijoles de la ola acompañados de queso, salsa y costillas de cerdo. La gastronomía de Michoacán es un mar de sabores que debemos conocer de principio a fin. No lo pienses más, visita este estado y se parte de su magia culinaria.

morisqueta