La capital del estado de Tabasco esconde en su interior una serie de atractivos que muchos desconocen o no recuerdan. Es por ello que a continuación platicaremos un poco más acerca de las michas bendiciones que tiene la ciudad Villahermosa. Te diremos qué ver en esta maravillosa locación, la cual tiene una gran abundancia de recursos naturales y muchos atractivos.

Las zonas arqueológicas de Villahermosa

Villahermosa, Tabasco

Uno de los atractivos turísticos más fuertes en todo Villahermosa es el icónico Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara. Inaugurado en 1980, alberga 770 piezas arqueológicas de la región, las cuales pertenecen principalmente a las culturas olmeca y maya. Sin embargo, su mayor atractivo es, sin duda alguna, la zona arqueológica de La Venta, en medio de la ciudad.

La Venta, Villahermosa, Tabasco

La Venta representa el apogeo de la civilización olmeca durante la época prehispánica, siendo un importante centro político y religioso. Se encuentra en la zona pantanosa del río Tonalá y sus impactantes cabezas olmecas, junto a otras piezas arquitectónicas, maravillan. Lo más sobresaliente es una enorme construcción de tierra cónica con 34 metros de altura y su acervo en jade.

¿Qué más hacer?

Yumká

Si lo que uno desea son los deportes de aventura, entonces Villahermosa es el punto de partida perfecto para ello. De aquí uno se puede trasladar a los Pantanos de Centla, al Agua Blanca o al Eco Parque Agua Selva. Las Grutas de Coconá, la zona arqueológica de Comalcalco y el zoosafari Yumká son otros atractivos en la capital estatal.

Pejelagarto asado

Si vienes a Villahermosa, no puedes irte de aquí sin probar algo de la comida típica del estado de Tabasco. El pejelagarto asado es una de sus principales delicias típicas, al igual que los tamales envueltos en hoja de plátano. El pozol es una bebida hecha a base de maíz con cacao, ideal para refrescarse en el fuerte calor local.

 

Continuar leyendo: Maravíllate con Ría Lagartos