De Huatulco hasta Lagunas de Chacahua. De Puerto Ángel a Mazunte. Del cielo al mar descansando con el sol. Así es la ruta de la costa oaxaqueña. Un pasillo infinito de arenas doradas acompañado de manglares y lagunas. Estás playas fueron hechas para el descanso, para disfrutarlas a través del ecoturismo, de los deportes acuáticos y de aventura. Un hermoso paraje de aguas templadas que recorrerás cuantas veces puedas.

Huatulco

El rey de la costa oaxaqueña está compuesto por nueve bahías y 36 playas además de un parque nacional y una zona Eco Arqueológica. Un enorme complejo natural donde conviven especies animales y vegetales en sintonía con los visitantes. Huatulco ofrece diversas actividades como la  observación de delfines, tortugas y ballenas en su hábitat. De igual manera, podrás admirar el mariposario Yeé Lo Beé así como la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, el antiguo mercado de Santa María Huatulco, el río Copalita y una amplia variedad de fincas cafetaleras y cascadas.

Vista de la costa de HuatulcoPuerto Ángel

Puerto Ángel es reconocido como uno de los mejores lugares para la práctica de deportes extremos en todo Oaxaca. Las aguas y playas de este lugar son visitadas también gracias a la calma y tranquilidad que impera en la zona. Una de las mejores cosas que podrás disfrutar aquí es la increíble vista de los acantilados que ofrece el faro del puerto. De igual manera, no olvides visitar las playas La Boquilla, Estacahuite y La Mina.

Vista de la playa de Puerto Ángel Zipolite

Sí lo que buscas en la costa oaxaqueña es diversión y experiencias nuevas, la plata de Zipolite es el lugar a donde debes ir. Esta región es una de las pocas playas nudistas del país visitada regularmente por extranjeros.  Su nombre proviene del zapoteco que significa “playa de los muertos”. Se dice que los zapotecos enterraban a sus difuntos en esta parte. Zipolite cuenta con una gran variedad de playas además de una zona reservada para la meditación donde podrás enamorarte de los mejores atardeceres.

Vista de la playa de Zipolite en OaxacaMazunte

En la rusticidad y vida apacible de sus habitantes reside el encanto de Mazunte. Esta comunidad ribereña esta bañada por las riquezas del Pacifico y la tranquilidad de la región oaxaqueña. La playa se ha vuelto un refugio de tortugas y grandes proyectos de preservación animal. El lugar cuenta con hermosas playas así como el Centro Mexicano de la Tortuga y el iguanario de la Barra del Potrero.

Vista de la playa de Mazunte Puerto Escondido

El otro gran protagonista de la costa oaxaqueña es hoy por hoy, uno de los destinos de playa más importantes de todo México. Puerto Escondido es reconocido internacionalmente como refugio de surfistas y amantes del turismo de sol. Cuenta con grandes espacios selváticos, cascadas, riachuelos, montañas y regiones costeras. Entre los inmensos tesoros que podrás disfrutar aquí se encuentran la playa de Bacocho, las desafiantes olas de Zicatela, los atardeceres de Carricalillo y la espectacular laguna bioluminisciente de Manialtepec.

Vista de la playa de Puerto EscondidoLagunas de Chacahua

El corolario perfecto para finalizar con esta espectacular ruta son las Lagunas de Chacahua. Este parque nacional está compuesto por tres cuerpos de agua: la laguna de Chacahua, la Pastoría y la de Salinas. Este paraíso se ha vuelto uno de los más visitados por los turistas gracias a sus apacibles manglares y vegetación abundante. Al estar aquí no olvides visitar algunas de sus tantas playas y sus estupendas aguas termales de Atotonilco.

Vista de las Lagunas de Chacahua Continuar leyendo: 7 hostales en México donde debes hospedarte