A 86 kilómetros de San Cristóbal de las Casas, se encuentra el viejo defensor de la historia chiapaneca, la zona arqueológica de Toniná. Este espacio sagrado se ubica en una de las partes más altas del valle de Ocosingo. Sus grandes y memorables vestigios constatan el pasado glorioso de este lugar. Más alejada de las grandes capitales prehispánicas, Toniná es el orgullo más antiguo de todo Chiapas.

Pasado chiapaneco

El nombre de la zona arqueológica de Toniná precede de una palabra del idioma tzeltal que significa La Casa de Piedra. Lejana a la idea de los mayas como pueblo pacifico, sus vestigios representan el alma guerrera de su pasado. Grandes murales y estelas que servían como pruebas de intimidación a sus adversarios.

Vista del la zona arqueológica de TonináVivió sus mejores años entre el 600 y 900 d.C. gracias a su enorme poderío militar. Esto provocado por su gobernante más importante, el señor Tzotz Choj o “murciélago jaguar”. Durante esta época, la zona se convirtió en un gran enclave estratégico al dotar de equilibrio político a sus alrededores. La zona arqueológica de Toniná está conformada por una enorme pirámide levantada en siete grandes plataformas de piedra que sirvieron para crear un laberinto de templos, palacios y estructuras. Pero la gran protagonista del lugar es la acrópolis de Toniná, un gran edificio de 260 escalones que atraviesa las edificaciones anteriores.

Vista de una escultura dentro de la zona arqueológica de TonináTitan corazón de roca

Aquí también reside una pirámide de 74 metros de altura, más grande que la del Sol en Teotihuacán, un enorme testigo que muestra la grandeza de la ciudad. El área está constituida de igual manera por una enorme cancha de juego de pelota. Esta estructura tiene en sus cabezales dos escaleras monumentales. En el extremo sur de la zona arqueológica de Toniná se localiza el Templo de la Guerra. También destaca el mural llamado “las cuatro eras o soles” y el templo del monstruo de la tierra. En este gran monumento, de 12 metros de ancho por 4 de altura, se pueden admirar las leyendas y personajes que dieron un estilo único de selvas y sentimientos míticos religiosos al lugar.

Vista lejana de la zona arqueológica de TonináEste bello vestigio arquitectónico reafirma el tesoro prehispánico que vive en esta zona. Un lugar de caricias verdes donde se recuerda la grandeza del imperio maya y los diversos orígenes de nuestro universo. La zona arqueológica de Toniná y su museo de sitio pueden ser visitados de lunes a domingo. El horario de entrada es de 8 a 17 horas. La entrada general es de 55 pesos.

Continuar leyendo: Adéntrate en la magia de Bonampak