Categorías

Bahía de Kino, paraíso estilo Sonora
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo
El Nivel, una de las cantinas más antiguas de CDMX

destinos

Las antiguas cantinas de CDMX

Comparte

Existen muchos vestigios históricos dentro de la Ciudad de México, aunque uno difícilmente pensaría que una cantina sería uno de ellos. Sin embargo, algunas de éstas tienen un extenso recorrido y han visto crecer y cambiar a la capital del país, por lo que también son dignas de admiración y respeto. Es por ello que a continuación te presentamos algunas de las cantinas más antiguas de CDMX.

El Nivel

El Nivel, una de las cantinas más antiguas de CDMX

La cantina más antigua de todos merece el primer lugar en esta lista. Fue inaugurada en 1857 y se ubicaba en la esquina de las calles Seminario y Moneda, ubicadas en el Centro Histórico. Se reconoció por recibir a varias personalidades de medios artísticos, políticos y deportivos, pero desgraciadamente fue clausurada en el año 2008.

La Ópera

La Ópera

Fue inaugurada en 1876 por las hermanas Boulangeot, originarias de Francia. Inicialmente, se encontraba en el lugar que ahora ocupa la Torre Latinoamericana, pero tuvo que ser eventualmente desplazada a su locación actual. Manteniendo una decoración de época con sillones de madera forrados en terciopelo, este lugar cuenta con una interesante leyenda. Se dice que los revolucionarios Pancho Villa y Emiliano Zapata visitaron este lugar, con el primero haciendo un disparo al techo que hasta la fecha se puede seguir viendo.

La Peninsular

La Peninsular

Si bien no se permitía por ley a las mujeres entrar a las cantinas durante su inauguración en 1872 –ley que no fue repelada hasta hace recientemente, en 1982–, se cuenta que Lucha Villa era una asidua visitante de esta cantina. Como parte de su decoración, hay una tarjeta que da permiso a hombres casados de venir a divertirse aquí y lee así:

“Hago constar por la presente, que autorizo a mi pareja para que se divierta cuando quiera y pueda, beba hasta emborracharse, juegue y se distraiga con cuantas señoras y señoritas se le presenten. Firman la señora y la suegra”.

Por: Arturo Gutiérrez

Escribe un comentario