Los pueblos y localidades de la República Mexicana son reconocidos por la historia que se cuentan entre sus calles. Asimismo, cada lugar cuenta con un objeto que los catapulta y representa ante  el mundo. El pueblo de Tlalpujahua, es un sitio que ha sido catalogado como el exportador número uno el país de esferas navideñas. Gracias a su calidad y diversidad en diseños ha prevalecido en el mercado desde hace 40 años.

 

El Pueblo Mágico de las esferas navideñas

Este pueblo inició la creación de las esferas como uno de sus pilares económicos del país. Gracias a la persistencia y la calidad que aportan los talleres, hoy se realizan alrededor de 38 millones de esferas navideñas. Debido a esto, la venta de esferas atravesó la barrera nacional convirtiéndose ya en un producto de exportación.

Taller de esferas

Esta hermosa tradición, comenzó por el señor Joaquín Muñoz Orta, quien fue un inmigrante más de los Estado Unidos donde aprendió el oficio. Con el fin de aportar a la economía familiar, se dedicó a pulir el diseño en los adornos de navidad. No fue hasta el año de 1965 cuando junto a su esposa, María Elena Ruíz, regresaron a su pueblo natal y comenzaron el taller de esferas y adornos navideños. Todo esto con la ayuda de toda la familia, aportando a todos la enseñanza de este arte tradicional.

La elaboración de este producto es todo un desafío, pues el proceso es hecho totalmente a mano,  permitiendo que los diseños sean únicos. Hoy en día, este Pueblo Mágico se llena de jubilo cuando llegan sus visitantes a comprar este hermoso arte.

Esferas con diseño

El arte de soplar

Por otra parte, gracias la afluencia del turismo, los talleres abren sus puertas para que puedas conocer el proceso de creación. Por ejemplo, ahí lograrás conocer como soplan el vidrio exponiéndolo al soplete mientras se sopla. Asimismo, se pasa a las personas encargadas de decorar la esfera. Aunado esto, en las decoración sencilla solo se le aplica pintura de colores y otras con brillantina y chaquira. Al final se le coloca el colgante y el empaquetado, regalando un hermoso adorno navideño.

Pintado de esferas

El Pueblo Mágico de Tlalpujahua no solo fabrica esferas navideñas, los artesanos han logrado crear figuras que solo ellos han logrado diseñar. Por ejemplo, las gotas, churrillos, luz de luna y las más complicadas las campanas. Estas son realizadas sin ningún tipo de molde, todo a mano y precisión.

Después de cuatro décadas, Tlalpujahua a logrado exportar a Estados Unidos, Canadá, Holanda Inglaterra y Singapur. En consecuencia, se logran mandar alrededor de 26 millones de esferas de diferentes formas y colores.

Actualmente, el pueblo, se ha empeñado a crear eventos para invitar al turismo nacional e internacional y conozcan este municipio michoacano. Uno de estos atractivos es “La Casa de Santa Claus”, famosa por ser la fábrica principal del pueblo. La cual, en su momento llegó a emplear a más de 2 mil personas, permitiendo crear 180 talleres más.

 

Continuar leyendo: 7 atractivos de Michoacán que te enamorarán