Al sur del estado de Yucatán, a 7 km de Oxkutzkab, se encuentran las grutas de Loltún. En lengua maya, Loltún significa flor de piedra. Y aunque podría pensarse que debe su nombre a las pinturas rupestres en sus muras, la leyenda nos cuenta una historia muy triste y diferente:

Leyenda de Loltún

loltun

Existieron dos jóvenes que se enamoraron tan profundamente como ninguna pareja antes que ellos; pero debían esconder su amor pues la joven era una princesa.

Para que nadie descubriera su secreto, se refugiaban en una cueva para expresarse todo lo que sus corazones sentían. Un día, el muchacho tuvo que viajar muy lejos y la princesa se quedó sola.

Todos los días, la joven iba a la cueva para recordar a su amado, sin otra compañera que la nostalgia. Y ahí, segura en la profundidad de la gruta, lloraba en silencio sin atreverse ni a mencionar el nombre de aquel a quien tanto extrañaba.

Grutas Loltún

Pasó el tiempo y al fin el joven pudo volver. Así que se dirigió rápidamente a la cueva donde sabía que su amada lo esperaría, pero sólo encontró un cenote. En medio del agua, observó un islote que guardaba una flor de piedra.

El joven supo que esa flor era su princesa. Decidió jamás abandonarla de nuevo y se quedó ahí, mirándola, hasta que él también se convirtió en una estalactita. Cuando los viajeros ven caer una gota de aquella formación rocosa, lo que realmente están viendo es una lágrima de aquel muchacho que nunca podrá estar con su amada.

Grutas con mucha historia

Las grutas de Loltún son un sitio arqueológico que guarda evidencia de la presencia humana en Yucatán desde el 9000 a.C. y un registro muy completo de la evolución de sus actividades. Utensilios y 145 pinturas murales y 42 petroglifos que van desde manos en negativo hasta rostros, animales y grecas escalonadas, dan testimonio de su uso como centro religioso e incluso refugio.

pinturas murales en Loltún

Desde el inicio del recorrido, los visitantes pueden admirar caprichosas formaciones rocosas que llevan nombres como “la catedral”, “la cabeza”, “el gran cañón”, “el infante” y muchas otras. Destacan una serie de columnas que al darles golpecitos producen sonidos en diferentes tonos.

La zona arqueológica de Loltún cuenta con servicios como restaurante, estacionamiento, baños y snack bar. Su horario de visita es de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas. La entrada general cuesta $50 y el gobierno del estado cobra una admisión adicional de $72, que baja a $41 para aquellos que acrediten la nacionalidad mexicana con una identificación oficial.