Categorías

10 templos fantásticos de México
Destinos
Hoteles
Gastronomía
Pueblos Mágicos
Tips
Curiosidades
Mexicana por el mundo

Los mejores hoteles en la selva chiapaneca

Comparte




Cada uno de estos hoteles en la selva chiapaneca posee una parte del corazón que late al compás de la naturaleza. Todos poseen una cálida invitación a descubrir, explorar, sentir y descansar sobre la hermosa sábana verde que cubre a esta región. Conócelos uno a uno y maravíllate con la intensidad y espíritu que te llevarán a vivir una experiencia única.

Winika

Ubicado a escasos kilómetros de Palenque, Winika es hermoso y puramente natural por donde se le vea. Este bello complejo cuenta con grandiosos paisajes y una armonía envidiable con la selva chiapaneca. El lugar se encuentra divido por dos desarrollos: Hábitat y Alterra. El primero de ellos se localiza en medio de la selva y posee un diseño enfocado en el sustento silvestre. Aquí podrás descansar en cómodas cabañas a las orillas del río, además de tener la posibilidad de acampar bajo el cielo estrellado de Chiapas. El segundo se compone de diversas actividades que van desde la convivencia con animales hasta reposar a un lado de una hermosa alberca ecológica.

Winika HotelWinika es también sede de un exquisito restaurante que resguarda con celo la cultura gastronómica chiapaneca con referencias prehispánicas. Aquí podrás disfrutar de una mezcla imperdible entre la cocina gourmet y las preparaciones indígenas. Cada platillo es elaborado a base de ingredientes locales así como regionales. Sus increíbles instalaciones son sede de diversos eventos además de ofrecer una nueva y original propuesta de hoteles ecológicos en Palenque. Una experiencia que se balancea armónicamente al ritmo de la naturaleza del estado.

WinikaWinika se localiza en la carretera estatal Las Ruinas-Santa Isabel km. 7.5, Santa Isabel, Palenque, Chiapas.

Winika Hotel

Topche Centro Ecoturístico

Sustentada por una familia lacandona de 11 integrantes, Topche es una experiencia extrasensorial que llega hasta el alma. El lugar se ubica dentro de la región de Lacanjá Chansayab y rodeado de la Reserva de la Biósfera Montes Azules”. Sus instalaciones cuentan con un desempeño sustentable y practicas basados en los principios del turismo sustentable. Es por esta razón que reciben a grupos reducidos para mitigar el impacto a la selva, creando una atmósfera más privada e íntima.

TopcheTopche posee un complejo conformado por 11 cabañas construidas en armonía con la naturaleza e incluyendo ecotécnicas. Cuenta también con un hermoso comedor tradicional donde diariamente se elaboran platillos con ingredientes provenientes de diversas regiones de la selva. Como complemento, el lugar ofrece diversas actividades para grupos como senderismo, observación de flora y fauna, rafting y taller de artesanías. Sin duda alguna, uno de los mejores hoteles en la selva chiapaneca.

Top CheSe ubica dentro de la comunidad de Lacanjá Chansayab, domicilio conocido, Chiapas.

Topche

La Aldea

Descanso, naturaleza y armonía. Bajo estos tres soportes se erige el hotel La Aldea. Este bello complejo posee el sentido más enriquecedor de pasividad gracias a su excelente servicio y atención única. Cada una de sus habitaciones está diseñada como una pequeña casa con los fundamentos de la arquitectura vernácula de la cultura maya. Dentro de sus instalaciones se encuentra el restaurante El Mango, un espectacular lugar para disfrutar lo mejor de la comida tradicional chiapaneca.

La AldeaEntre los tantos servicios que ofrece se encuentra una increíble alberca, un temazcal maya, servicio médico además de diversos tours y paquetes para conocer a profundidad este hermoso paraíso. La Aldea se encuentra rodeada de jardines tropicales en la entrada del Parque Nacional de Palenque. El lugar perfecto para olvidarte de todo con la tranquilidad chiapaneca.

La AldeaLa Aldea se encuentra en la carretera a Las Ruinas km 2.8, Palenque, Chiapas.

La Aldea

Villa Mercedes

Además de ser uno de los mejores hoteles en la selva chiapaneca, Villa Mercedes es ese tipo de lugares en donde se levantan dos polivalentes: naturaleza y sofisticación. El lugar cuenta con 92 habitaciones e instalaciones inspiradas en la selva tropical. Sus detalles rústicos se combinan a la perfección con elegantes instalaciones para todo tipo de huéspedes. Cuenta con recámaras de tipo Lujo, Ejecutiva y Suite además de dos increíbles infinty pool, hamacas para relajarse y un estupendo spa con los mejores métodos de relajación.

Villa MercedesDentro de sus instalaciones también podrás disfrutar de un restaurante con los mejores de los platillos regionales, nacionales e internacionales así como un bar con una enorme variedad de bebidas. No te olvides de visitar el temazcal spa maya enclavado en medio de la selva, un salón de eventos, amplios jardines y algunas tiendas de souvenirs. Uno de los  más impactantes hoteles en la selva chiapaneca.

Villa MercedesVilla Mercedes se localiza en la carretera Palenque-Ruinas, km. 2.9, Palenque, Chiapas.

Villa Mercedes

Hotel Ciudad Real

Conformado por un tranquilo oasis de colores, Hotel Ciudad Real es el mejor lugar para empaparse del espíritu chiapaneco. Este complejo está compuesto de modernas habitaciones decoradas con destellos de naturaleza. Sus habitaciones son perfectas para cualquier tipo de viajero que busca intimidad, comodidad y un dialogo constante con la naturaleza. Ciudad Real posee tres restaurantes donde sobrevive el pasado maya de la región: Ciudad Real, Terraza y Las Palmas. Cada uno de ellos ofrece un tipo de cocina diferente de acuerdo con cada visitante.

Hotel Ciudad RealAquí también encontrarás un hermoso complejo con alberca, chapoteadero y toboganes para toda la familia. El hotel ofrece también tres espacios de más de 96 metros para albergar eventos ejecutivos. Asimismo, fiestas privadas y bodas de corte íntimo con la naturaleza como único testigo. Uno de los mejores hoteles en la selva chiapaneca.

Hotel Ciudad RealSe ubica en la Plaza 31 de Marzo No.10, colonia Centro.

Hotel Ciudad RealContinuar leyendo: Road trips antes de morir: Chiapas

Por: Miguel Escudero

Escribe un comentario