Alive Unique

Cuerpo de dos territorios y lugar donde las montañas se pueden tocar. Sencilla y verdaderamente podríamos describir con estas palabras a un lugar que parece más grande cuando te entregas a él: la presa Zimapán. Este lago artificial corre a lo largo de las cordilleras de los estados de Querétaro e Hidalgo provocando una sola cosa: abundante paz. Conoce este sitio y déjate enamorar de su rostro más íntimo.

Presa de tranquilidades

La presa Zimapán, conocida oficialmente como “Presa Fernando Hirart”, es un cuerpo de agua que une a los ríos San Juan y Tula, entre los límites de los municipios de Cadereyta y Zimapán. Fue inaugurada en el año de 1996 y desde entonces, se ha convertido en un secreto que poco a poco, se ha robado el corazón de miles de personas.

Presa Zimapán

ya dentro de la presa, se puede ver una pequeña isla que parece flotar con alegre ritmo. Se trata de la isla de Tzibanzá, un complejo turístico donde encontrarás una serie de cabañas con una caprichosa arquitectura. Al llegar, te sentirás dentro de un lugar remoto y sorprendente donde también se encuentra un pequeño muelle. Aquí podrás hospedarte y disfrutar de todos los alrededores en estas hermosas instalaciones.

Isla de Tzibanzá, presa Zimapán




Continuar leyendo: La Isla Tzibanzá, suave confort entre montañas

El hogar de las águilas

De regreso al agua, los hermosos paisajes son el mejor ingrediente para enamorarse completamente del lugar. Aquí, podrás tomar un embarcadero y navegar por la presa mientras admiras los colores de las piedras en las paredes de más de 200 metros de altura. No te olvides de adentrarte en los cañones y parar en uno de los playones para sentir la inmensidad de las cordilleras.

Presa Zimapán

La presa Zimapán cuenta también con diversos miradores donde podrás observar todo el paisaje y el vuelo de las águilas. Te recomendamos ser parte de la típica competencia de “captura y liberación de lobinas” o practicar esquí y veleo. Para degustar lo mejor de las comida regional queretana, visita El Mezquite. El exquisito restaurante  se ubica en el municipio de Cadereyta, Querétaro.

Para llegar debes tomar la autopista México-Querétaro y conducir hasta Palmillas. Posteriormente, toma la desviación que lleva a la Sierra Gorda hasta Cadereyta. Una vez en el pueblo, continúa hasta El Palmar y guíate con los letreros que dicen Tzibanzá.

Catas a la Mexicana