La comida típica de Hidalgo es tan distinta como diversa. Un caleidoscopio de sabores capaces de satisfacer hasta el más exigente paladar. Estos pueden ir desde un apacible antojo hasta llenar los sentidos más exigentes de los aventureros culinarios. La cocina hidalguense está compuesta de ingredientes exóticos, productos de la tierra y la exquisitez de diversos animales. Bien dicen, si camina, arrastra o vuela, va para el plato.

Pastes

Esta lista tiene que empezar sí o sí con los emblemáticos pastes. El sabor de este pequeño manjar se disfruta de todas maneras y sabores. Son una especie de empanada rellena de diversos ingredientes salados y dulces. Tales como papa, frijol, mole, salchicha, atún, pollo, piña, arroz con leche, entre otros. Su historia comenzó en el Pueblo Mágico de Mineral del Monte pero hoy en día es uno de los rostros más conocidos de todo el estado.

Vista de un plato de pastesGusanos de maguey

Estos deliciosos gusanitos es el ejemplo perfecto de la diversidad gastronómica hidalguense. Los gusanos de maguey son una especie de larva de lepidópteros que se crían en la pencas del maguey. Se obtienen después de las épocas de lluvia y son muy preciados debido a su escasez. Al ser cocinados toman un sabor fuerte y crujiente en cada mordida. Uno de los platillos más emblemáticos de la comida típica de Hidalgo.

Vista de un plato de gusanos de magueyBarbacoa

Seamos sinceros, la barbacoa la podemos encontrar en diversos estados del centro del país pero ningún sabor es comparado con la original receta hidalguense. Esta tempestad de texturas y sabores es muy preciada debido a su modo de preparación. Una técnica precolombina que hace uso de las propiedades de la tierra. Aunque existen una gran variedad de barbacoas que van desde conejo, pollo, pescado y venado, la más asediada y deseada es la de borrego. Recuerda acompañarlo siempre con un rico consomé y algunas quesadillas de huitlacoche.

Vista de un plato de barbacoaZacahuil

Sin duda alguna, uno de los alimentos más representativos de la gastronomía hidalguense. El zacahuil es un tamal de gran tamaño elaborado en diversas festividades pero principalmente durante el Xantolo. Esta hecho a base de maza, chile ancho, chile guajillo, chile pasilla, ajo, cebolla y guajolote. Todos estos ingredientes se envuelven en hojas de plátano para ser cocido en un horno de piedra.

Vista de un zacahuil recién sacado del horno de piedraEscamoles

Al igual que los gusanos de maguey, los escamoles forman parte de los diminutos tesoros de Hidalgo. Esta larva o hueva de hormiga escamolera, es considerada hoy en día un ingrediente de la cocina gourmet tradicional. No por nada son llamados el “caviar mexicano” debido a su distinguido sabor y complicada recolección. Los escamoleros tienen que rastrear los nidos de las hormigas y soportar los piquetes para obtener este tesoro.

Vista de un plato de escamolesGuajolotes

Sí por Tulancingo tu viajas, un guajolote debes disfrutar. Esto no rima pero lo cierto es que es uno de los platillos más emblemáticos del estado y el más importante del municipio. Esta hecho de frijoles refritos y dos enchiladas rojas o verdes acompañadas de pierna, pollo y huevo duro todo dentro de un bolillo o telera. Hoy en día, los límites geográficos no han sido impedimento para encantar a los habitantes de otros estados. El clásico alimento de la comida típica de Hidalgo.

Vista de un guajolote de TulancingoContinuar leyendo: 7 platillos típicos de México para celebrar las fiestas patrias