La globalización nos ha regalado tantas cosas malas como buenas y, entre ellas, se encuentra el hecho de que para conocer diferentes culturas –o al menos tener un primer encuentro con personas que poseen una idiosincrasia distinta a la nuestra– ya no hace falta viajar muy lejos. Basta con salir de casa y buscar en los rincones adecuados para sumergirse en un mundo totalmente diferente.

4MaresBarrioChinoDF

Es así que el Barrio Chino de la Ciudad de México, se ha convertido en un importante foco para el turismo, para aquellos que desean conocer más sobre esta sociedad del lejano Oriente. Se dice que nació en los años setenta, derivado de la inmigración de ciudadanos chinos, coreanos, indonesios y filipinos en la capital, específicamente en esta zona próxima a la Alameda, que aún comprende el Centro Histórico.

Otras versiones sostienen que a partir de los años 30, ciudadanos procedentes de China llegaron a la Ciudad de México, luego de haber llegado a Sonora y Sinaloa, donde fueron objeto de persecuciones, pues se les tachaba de ser portadores de enfermedades, así como de ser personas sucias, un estereotipo que durante años se propagó en toda la República.

Por esta razón, y con el afán de convertirse en una comunidad sólida que se apoyara entre sí, a su llegada a la capital, los provenientes de China se unieron principalmente en las calles de Luis Moya y Dolores, en donde abrieron tiendas y restaurantes donde comercializaban sus productos entre sí.

barrio_chino

Poco a poco, los chinos fueron ganando terreno en la vida social de la colonia Centro y comenzaron a celebrar sus tradiciones con bombo y platillo –como su año nuevo– razón por la que los espectadores comenzaron a interesarse en lo que se vendía en aquella calle de Dolores.

Hoy en día, es posible observar a personas de la CDMX y otras partes de la república, así como turistas extranjeros, comprando amuletos para la buena suerte, artículos para preparar comida oriental o las famosas artesanías que caracterizan a China, tales como las conocidísimas lámparas de papel.

El-legendario-Barrio-Chino

Especialmente entre los últimos días de enero y los primeros del mes de febrero, este lugar se llena de fiesta, pues es justo el periodo en que suele caer la celebración del Año Nuevo Chino. Así que ya lo sabes: visita este rincón capitalino, que aunque es famoso por ser el barrio chino más pequeño del mundo, ofrece una mirada hacia una gran cultura.