Dicen que todos –o casi todos– tenemos la necesidad de conectarnos con algo más allá de lo material. Algunos le llaman Dios, otros universo y otros más simplemente espíritu; sea cual sea el nombre que le des, para muchos resulta una necesidad básica el poder mantener un vínculo con aquello que no podemos ver o tocar, pero sí podemos percibir.

Y aunque no existe un manual que nos encamine hacia esta conexión, viajar puede ser el mejor comienzo de la aventura más emocionante de nuestras vidas: la búsqueda de la unión entre nuestra mente, cuerpo y espíritu. Es por ello que te proponemos estos viajes espirituales, en los que podrás respirar paz o conocer más sobre técnicas que te permitirán concentrarte mejor a la hora de buscar esa unión

¡Toma nota y recuerda hacerlos sin exceso de equipaje!

Benarés, India

benarés

El estado indio de Uttar Pradesh alberga a una de las ciudades más sagradas para el hinduismo. La urbe está dedicada al dios Shiva –el de la creación y destrucción– y se cree que quien muera aquí será exonerado de todos sus karmas, evitando así la tan temida reencarnación. Aquí podrás encontrar una rica vida espiritual, la cual incluye diversos ashrams en donde podrás practicar la meditación y el yoga a cambio de prestar tus servicios para limpiar, educar y servir en el centro de estudios y oración.

 

Rangún, Myanmar

Aunque la vida política y social de la capital myanma es una de las más inestables de Asia, la vida espiritual contrasta radicalmente, ya que aquí se ejerce una ferviente fe hacia Buda, que inspira a que viajeros de todo el mundo se encaminen a atestiguar el ejercicio de oración que cotidianamente se practica en lugares como Shwedagon, lugar que destaca por sus imponentes pagodas doradas, que resguardan algunas reliquias de Siddharta Gautama: ocho cabellos y un trozo de su vestimenta.

 

Jerusalén, Israel

Jerusalem

Es curioso que en uno de los puntos con más riñas, se pueda realizar uno de los viajes espirituales más ricos. No es de extrañar en lo absoluto, pues es aquí donde convergen tres importantes religiones: judía, musulmana y cristiana. Por esta razón, los sitios sacros abundan y los practicantes conviven entre sí sin mayor problema, a pesar de la situación que envuelve a Israel y Cisjordania. Estando aquí podrás sentir la vibra de los muros que componen a esta antigua ciudad, llevándote a un estado de estremecimiento.

 

Machu Picchu, Perú

machu-picchu

En la cima de las montañas del sur de Perú se encuentra este lugar, cuyo nombre significa “montaña vieja”. Fue uno de los centros religiosos de la cultura inca más importantes, siendo además una gran referencia en materia de ingeniería y arquitectura, conectando además con la naturaleza y ubicándose a tal altitud que incluso sirve para aludir a la relación con lo celestial. Aquí podrás tener un encuentro con el pasado y sin duda tener uno de los mejores viajes espirituales.

 

Nagoya, Japón

nagoya-castle-wallpaper

La cuarta ciudad más grande de Japón es también toda una referencia en materia de sintoísmo –religión nacida en la isla nipona que se basa en la adoración de los dioses de la naturaleza– por lo que sus templos invitan a los visitantes a conectarse con el entorno, a través de oraciones que vinculan a los elementos naturales con la humanidad. A pesar de haber sido destruida casi por completo durante la II Guerra Mundial, hoy es también una muestra del estoicismo y disciplina, cualidades que–dicen– están apoyada en los espíritus.