Una de las tradiciones más afamadas de México es el Día de Muertos. La idea de celebrar la vida y burlarse de la muerte, podría parecer un tanto extraña a los que no tuvieron la suerte de nacer en un país tan hermoso como el nuestro. Sin embargo, aquí también tenemos algunos “rituales” que sorprenden a los mismos mexicanos.

Esta es la lista de formas extrañas de celebrar Día de Muertos. Sólo te advertimos: mantén la mente abierta.

  1. Armar al celebrado

ocotepec

La primera de las formas extrañas de celebrar Día de Muertos es una tradición que encontramos en Ocotepec, en el estado de Morelos. El cometido es “rehacer” sobre un altar el cuerpo de la persona que murió.

Colocan ropa y zapatos nuevos para simular el cuerpo y calaveritas de azúcar para armar la cabeza. Alrededor del “difunto” se colocan la comida y bebida que más le gustaban. Se les conoce como Ofrendas Nuevas porque sólo se realiza para las personas que murieron durante el año en curso. Quienes visitan el altar deben presentar una vela o una flor como muestra de respeto y que aún recuerdan al finado. A cambio, reciben ponche, tamales y/o café.

  1. Los que hablan entre vivos y muertos

huehue

Aunque en distintos sitios del país se lleva a cabo la danza de los Huehues, en la Sierra Mazateca, en Oaxaca, hay algo especial. Los Huehues son el vínculo entre vivos y muertos; por su boca, los espíritus de las personas que ya se adelantaron hablan con quienes aún están entre nosotros.

Para disfrazarse, deben ir al cementerio; a donde nadie pueda verlos. Su identidad no debe ser descubierta. Tras vestirse con ropas viejas, su sombrero y las máscaras de madera, se reúnen para recorrer todo el pueblo y llevar a todas las casas la música y el baile. Personifican a los antepasados, siendo el vínculo entre vivos y muertos.

  1. Sacar a los muertos de sus tumbas

pomuch

Guardamos la mejor de las formas extrañas de celebrar Día de Muertos para el final.

En el municipio de Pomuch, al norte de Campeche, tienen una tradición muy peculiar. Tres años después de enterrar a sus muertos, los exhuman para limpiar los huesos y colocarlos en una caja de madera. Esto lo harán anualmente. Mientras los limpian, les platican todo lo sucedido durante el año; pues de esta forma les demuestran que no los han olvidado, que los siguen recordando y respetando.

¿Te atreverías a realizar las tres celebraciones para demostrar que aún no has olvidado aquel cariño que compartiste con tus seres queridos que se han adelantado?