Los cenotes son uno de los accidentes geológicos más hermosos con los que cuenta nuestro país, por lo que a continuación te presentamos algunos en los cuales puedes ir a nadar y disfrutar de su gran belleza y magia.

Chelentún

Chelentún, de los cenotes de México

Cuando vayas a la hacienda en Cuzamá, te ofercerán un tour en carreta para ver la ciudad, lo cual es una reverenda tontería, puedes verla perfectamente tú mismo y gratis, y el transporte por el pueblo hacia los cenotes es mucho más económico. Este cenote tiene un increíblemente azul y cristalina agua, estalactitas y estalagmitas y una visibilidad increíble.

Zaci

Zaci

Localizado en el centro de Valladolid, es un cenote muy popular por sus aguas color turquesa donde se puede nadar. Verás una rara especie de peces negros sin ojos, conocidos como “lub”.

Cenotillo

Cenotillo

Es una villa que fue llamada así por el gran número de cenotes localizados dentro del pueblito y sus afueras. Más de 150 existen en Cenotillo, de acuerdo con los habitantes del pueblo. Basta con que en alguna fonda preguntes donde están los más cercanos y cómo llegar, la gente es muy amable y no batallarás en que te quieran ayudar.

X’Keken

X'Keken

Está a menos de dos kilómetros de Valladolid, en la reserva de Dzitnupes y es uno de los más hermosos y fáciles de llegar. Si bien es semisubterráneo, se puede decir que prácticamente es una caverna; sólo cuenta con una muy pequeña abertura por donde incide la luz y da una vista espectacular.

Kankirixche

Kankirixche

El nombre significa “árbol con frutas amarillas”, en este cenote encontrarás una grandiosa y espectacular caverna subacuática con agua azul cristalina que permite una visibilidad inigualable para bucear y esnorkelear. También verás estalactitas por todos lados, y raíces de árboles asomándose del techo de la caverna, haciendo figuras y formaciones únicas.