7 cosas que no sabías de la Calle Madero en CDMX

Una de las calles obligadas al llegar al Centro Histórico de Ciudad de México sin duda es la Calle Madero. Todo capitalino se ha paseado al menos una vez en su vida por esta emblemática avenida, cuya transformación a lo largo de los años ha sido un hito en la historia de esta ciudad. Además, es la vía más transitada de la capital mexicana con más de 400 mil transeúntes al día.

Calle Madero, de las más antiguas

La Calle Madero es una de las más antiguas de Ciudad de México, trazada poco después de la Conquista por el español Alonso García Bravo. No tardó mucho en tomar importancia, pues era una conexión directa con la Plaza Mayor. En su extremo poniente fue edificado el convento de San Francisco. Por ello esta avenida fue conocida muchos años como la Calle de San Francisco.

Calle Madero en Ciudad de México
Foto: bigdata.mx

Su nombre se debe a Francisco Villa

Posteriormente tuvo el nombre de Plateros, porque el Marqués de Cadereyta, quien era Virrey en 1638, autorizó a los comercios de plata establecerse en esta avenida. El nombre con el que actualmente la conocemos le fue otorgado en la segunda década del siglo XX para conmemorar a Francisco I. Madero. Fue el general Francisco Villa quien puso la placa con el nuevo nombre, pues considerada que una de las avenidas principales de la ciudad debía llevar el nombre del expresidente.

Cien por ciento peatonal

Actualmente, esta calle está más viva que nunca. En 2010 se convirtió en corredor exclusivo para transeúntes y accesible para personas con discapacidad. Se invirtieron cerca de 30 millones de pesos para esta transformación. En un principio se cuestionó esta idea, pero la realidad es que fue un movimiento acertado pues hasta los locatarios tuvieron incremento en sus ventas.

Calle Madero.
Foto. culturacolectiva.com

Historia trágica

En la esquina localizada entre Madero y Motolinia, a más de dos metros de altura, hay una placa de piedra con forma de cabeza de león. Marca el nivel que alanzó el agua tras la tromba de San Mateo, en 1629. Fue la peor inundación que sufrió la ciudad, ya que en ella murieron más de 30 mil personas.

La Torre Latino está en Calle Madero

A pesar de su vida nocturna y el comercio, lo que destaca de la Calle Madero es su patrimonio arquitectónico y cultural. El recorrido inicia en la esquina con Eje Central Lázaro Cárdenas, donde se encuentra la Torre Latino. Durante muchos años este fue el edificio más alto de México y Latinoamérica. Ha sobrevivido a tres grandes terremotos. Tiene 43 pisos y un mirador en su parte más alta, desde donde se puede obtener excelentes vistas de Ciudad de México.

Calle Madero.
Foto: pinterest.com

Ejemplo de arquitectura barroca

Otros monumentos emblemáticos de la Calle Madero son la Casa de los Azulejos, el Palacio de Iturbide y la Casa Borda. Estas bellas construcciones de estilo barroco fueron escenarios de hechos trascendentes, como los momentos previos a la coronación de Agustín Iturbide como emperador. Las otras dos tienen historias inverosímiles sobre sus primeros propietarios, que involucran celos y ambición. Hoy estos inmuebles albergan tiendas, sucursales bancarias y exposiciones artísticas.

Museos en la Calle Madero

En la esquina con Isabel la Católica 26 se encuentra el Museo del Estanquillo. Aquí se exhiben más de 20 mil objetos relacionados con la cultura mexicana, los cuales formaron parte de la colección personal de Carlos Monsiváis. Más adelante, en Madero 74, está el Museo Mexicano del Diseño, alojado en una casona del siglo XVIII. Sus paredes de piedra albergan exposiciones temporales sobre toda clase de técnicas y materiales de diseñadores nacionales y extranjeros.

Casa de los Azulejos en Calle Madero.
Foto: wikimedia.org

Foto de portada: Miguel Martínez

Continúa leyendo: La X de Ciudad Juárez, un monumento muy particular