Morelia se disfruta a bocados, palpándose y respirando. Algunos la ven como una ciudad impermeable ante el tiempo. Nosotros, la vemos como una ciudad que cambia a cada segundo, se mueve de lugar, se hace grande y vuelve a su sitio original. No por nada, la capital del estado de Michoacán se ha vuelto uno de los lugares más deseados por los viajeros que disfrutan de sitios únicos que viven en dos épocas.

Centro Histórico

Más de 200 edificios emblemáticos, 15 plazas y miles de acogedoras calles conforman un poco de la grandeza del punto más querido de la ciudad.  Aquí, se han escrito leyendas y levantado los edificios más emblemáticos de toda la ciudad como el Palacio Clavijero, el Colegio de San Nicolás, el Portal Aldama, la Plaza de Villalonguín, entre otros. Caminar por este sitio es empaparse de lo más importante y trascendental de todo Michoacán.

Centro Histórico

Catedral de Morelia

Majestuoso desde el primer vistazo, la Catedral de Morelia es el monumento vivo de la identidad de toda la ciudad. Con la ayuda del resplandor de la cantera rosa, dos torres de 67 metros de altura se levantan ante toda vista para iluminar cada mañana, tarde y noche. Dentro de su impenetrable cuerpo sobreviven objetos y hermosas joyas religiosas. De igual manera, se encuentra el órgano monumental más grande del país conformado por 4 mil 600 flautas.

Catedral de Morelia

Acueducto de Morelia

A diferencia de otros acueductos que forman parte del pasado histórico de México, el de Morelia se distingue por una sola en común: es profundamente impactante. Fue levantado como un rudimentario canal para llevar agua a la ciudad. Con el tiempo, se convirtió en un emblema histórico. Cuenta con 253 arcos de medio punto con una altura superior a los 9 metros.

Acueducto de Morelia

Callejón del Romance

Al caminar por el callejón del romance, no solo te enamorarás de tu pareja, lo harás también de cada esquina que conforma este espacio tan acogedor e intimo como la ciudad misma. El sitio cuenta con adorables casas de fachadas rosas, elegante fuentes, jardineras y la luz amarillenta de sus faroles. Es el espacio perfecto para sumergirse en una intensa calma y disfrutar de un buen libro.

Callejón del Romance

Museo del Dulce

Morelia es una ciudad dulce y llena de sabores. Y mejor lugar para comprobar esto no hay como el Museo del Dulce. Este colorido recinto alberga las tradiciones, practicas e historias desde la época de la Colonia hasta nuestros días. Aquí podrás conocer el gran pasado de esta labor a través de sus cinco salas y las más de 300 variedades de dulces exhibidas.

Museo del Dulce

Bosque Cuauhtémoc

Cuando el día comienza a oscurecer, no hay mejor lugar para disfrutar del atardecer y sus grandes regalos que en el bosque Cuauhtémoc. Además de ser el parque más grande de Morelia, este sitio alberga un profundo pasado. Fue inaugurado desde la época Virreinal y con el tiempo, se ha vuelto imprescindible para disfrutar de un día de campo o relajarte en sus verdes campos. Aquí también se encuentran los museos de Historia Natural y Arte Contemporáneo.

Bosque cuauhtémocConservatorio de las Rosas

Entre sus hermosas áreas verdes y monumentos tan antiguos como la ciudad misma, este lugar crear magia a cada segundo. Este conservatorio fue el primero en abrir sus puertas en 1743, siendo el primero de su tipo en todo América. Abrió sus puertas en 1743 y desde entonces ha sido usado para diversas actividades. Hoy en día es hogar del Coro de los Niños Cantores de Morelia y la Orquesta de Cámara de la ciudad.

conservatorio de las RosasContinuar leyendo: Gastronomía de Michoacán, tesoro de sabores