Existen muchos parques ecológicos alrededor del país que ofrecen distintas actividades de ecoturismo como caminata, rappeling, kayak, etc. Sin embargo, ninguno de ellos se asemeja al Parque EcoAlberto, a unos 8 km de Ixmiquilpan, Hidalgo, en donde los visitantes podrán simular lo que es cruzar la frontera entre México y Estados Unidos de manera ilegal.

Simulacro en Parque EcoAlberto

Hay que aclarar que aquí no se lleva a cabo ninguna actividad fuera de la ley, pero el objetivo consiste en que el visitante viva de la manera más realista posible lo que es llevar a cabo esta actividad al realizar un recorrido nocturno de 4 horas en el cual, las reglas son claras: está prohibido llevar lámparas, lleva agua para el camino y obedece todas las órdenes que den los coyotes, es decir, los guías. En caso de que “la migra” o “los cholos” atrapen a alguien del grupo, deben responder de la siguiente manera: “Viajamos solos, vamos para el norte”. Y la regla más importante: nunca dejar de correr.

Esta actividad se lleva a cabo entre montañas y cimas, en donde la caminata es difícil, con los visitantes acercándose a edificaciones que poco a poco van simulando territorio estadounidense, por lo que es común que el “coyote” constantemente dé instrucciones de que el grupo se esconda y guarde silencio para no ser atrapados.

Simulacro en Parque EcoAlberto

A pesar de su naturaleza un poco mórbida, el propósito de este recorrido no es el de crear un gancho turístico. Parque EcoAlberto es administrado por la comunidad indígena hñähñu, una variante otomí y buscan crear conciencia social al enseñar algo que, para muchos, parece obvio: el cruzar la frontera entre México y Estados Unidos es algo peligroso, no se trata de diversión y no ayuda de ninguna manera a la comunidad, por lo que es mejor buscar otras alternativas.