Berlín y Ciudad de México son dos de las metrópolis más importantes del mundo y existen varias similitudes entre ellas. Una de las más prominentes tal vez sean dos de sus monumentos: la Columna de la Victoria y el Ángel de la Independencia. Si bien sus historias son diferentes, a continuación haremos una comparativa de las similitudes entre estas Victorias Aladas.

Columna de la Victoria

Se localiza en el parque Tiergarten, en el centro de la capital de Alemania. Sin embargo, originalmente se irguió en Königsplatz, ahora Platz der Republik, al final de la Avenida Victoria (Siegesallee), frente al Reichstag. Su construcción comenzó en 1864 para conmemorar una cierta batalla. Específicamente, la victoria de Prusia y el Imperio austríaco contra Dinamarca en la Guerra de los Ducados de ese año. Por ello, su nombre en alemán: Siegessäule (Columna de la Victoria).

Columna de la Victoria

Sin embargo, fue transportada a su ubicación actual en 1939 por los nazis. Lo anterior debido a que querían que la estatua estuviera al centro de la Gran Estrella (Großer Stern). Ésta era una gran intersección que dirigía al ex Ayuntamiento de Berlín por medio de la Puerta de Brandenburgo. Irónicamente, el que la movieran de lugar la salvó de la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial, pues su lugar de origen fue bombardeado en 1945.

Columna de la Victoria

Ahora, este monumento se ha vuelto un referente cultural. Conocida como “la mujer alta”, ha servido como escenario para películas, discursos políticos y como sitio turístico.

Ángel de la Independencia

Su nombre oficial es Monumento a la Independencia y está en la glorieta de Paseo de la Reforma en CDMX. Fue inaugurada en 1910 por el presidente Porfirio Díaz para conmemorar el Centenario de la Independencia de México.

Ángel de la Independencia

El proyecto fue iniciado por Antonio López de Santa Anna en 1843, quien lanzó un concurso para seleccionar el diseño de esta Victoria. Si bien se eligió al francés Enrique Griffon como ganador del concurso, su diseño no fue del agrado del presidente. Por ello, se le dieron los 300 pesos a Griffon como ganador del concurso y se eligió a otro candidato. Específicamente, a Lorenzo de la Hidalga, cuyo diseño fue más del agrado de Santa Anna.

Fue así que se comenzó la construcción del Zócalo capitalino, pues éste sería la base de la columna. Sin embargo, el proyecto fue detenido y sólo quedó la base, ahora un lugar turístico e histórico.

Ángel de la Independencia

Se volvió a realizar un segundo intento en 1865. Su primera primera piedra fue colocada por la emperatriz María Carlota de Hamburgo. Sin embargo, este proyecto también llegó a un temprano fin. La construcción se vio llena de problemas hasta 1902, cuando Porfirio Díaz puso la primera piedra del actual Ángel de la Independencia.