Dicen que nunca es demasiado tarde para emprender algo. Y en efecto, nunca es tarde para comenzar a cumplir nuestros sueños, no importa que el cuerpo ya no es el mismo. La realidad es que si sabemos mantener el optimismo, el espíritu siempre se conservará joven. Eso lo sabe la protagonista de esta historia, a quien se le conoce como Baba Lena. Ella es una abuelita muy peculiar y estamos seguros que su historia encantará.

Elena Mikhailovna = Baba Lena

Su nombre completo es Elena Mikhailovna y es originaria de Rusia. Sus raíces son humildes y creció arando los campos para la siembra. La hoy conocida como Baba Lena, que quiere decir “abuela Lena”, creció huérfana y logró sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, ha sido testigo de importantes transformaciones en su patria.

Por si fuera poco, es una mujer que vivió en carne propia la violencia doméstica. Su esposo, un militar, tenía serios problemas de alcoholismo. Por esta razón, éste solía propinarle golpizas a ella y a su hija. Sin embargo todo ello ha quedado atrás y hoy, además de tener a su hija, también tiene dos nietos.

Mensualmente, Baba Lena recibe una pensión que estira al máximo para poder viajar al menos dos veces al año. Esto lo sabemos luego de que su historia se hiciera viral a través de las redes sociales. Fue la viajera Ekaterina Papina, una compatriota de Baba Lena, quien dio a conocer las andanzas de esta abuelita. Ambas se encontraron en Vietnam, donde la señora de las casi nueve décadas lidiaba con la comida picante del país asiático.

Los destinos preferidos de Baba Lena

En los siete años que lleva viajando Baba Lena, ha visitado países como Turquía, Polonia, Vietnam y Alemania. Este último fue visitado por ella luego de haber hecho una amiga de origen alemán, quien la invitó a pasar algunos días en su casa. Ello demuestra que la abuelita rusa mantiene una actitud abierta y dispuesta para conocer nuevas personas.

Sin embargo, es la República Checa su destino predilecto. Ahí ha viajado cinco veces y procura hacerlo al menos una vez al año. Una de las razones principales por las que prefiere este lugar son las fuentes termales de Karlovy Vary. Ahí suele sumergirse a modo de terapia, pues Baba Lena asegura que esta agua tiene poderes curativos. De esta manera se mantiene sana y lista para emprender sus aventuras por el mundo.

Los agentes de viaje de Baba Lena afirman que la salud de esta mujer es impresionante. De hecho, afirman que nunca habían visto a una persona con tanta disposición para viajar. La salud de Baba Lena es tan buena que es capaz de soportar más de 7 mil kilómetros de viaje. Su único problema es la visión, que ha mermado un poco. Sin embargo, éste no es pretexto para que Baba Lena se quede en casa. De hecho ya planea su siguiente parada que será ni más ni menos que Israel.

Y tú… ¿cuándo vas a emprender la aventura?