Cuando pensamos en Guerrero, imaginamos destinos del Triángulo del Sol: Acapulco al sur, Ixtapa-Zihuatanejo al norte y Taxco al centro. Sin embargo, existe un sitio aquí que se postula como uno de los atractivos ecoturísticos más importantes de esta entidad. Se trata de las Bahías de Papanoa, un sitio alejado de las manchas urbanas que promete relajación y paisajes paradisiacos.

¿Qué son las Bahías de Papanoa?

Bahías de Papanoa

Las Bahías de Papanoa son un sitio conformado por cuatro playas y 25 kilómetros de litoral en un sitio enclaustrado. Aquí podrás encontrar playas vírgenes y exuberante vegetación que permite retratar paisajes de ensueño y también alejarse del bullicio urbano. Esta zona de una increíble relajación pertenece al municipio de Tecpan de Galeana, en la región de la Costa Grande.

Bahías de Papanoa

Y las cuatro playas que conforman a las Bahías de Papanoa son Ojo de Agua, Piedra de Tlacoyunque, Cayaquito y Puerto Vicente Guerrero. A su alrededor se encuentran santuarios de langostas y tortugas, ayudando a la preservación de esta fauna. Y en las instalaciones turísticas a sus alrededores se pueden encontrar sitios modestos de hospedaje y para probar deliciosa comida.

Sitio de relajación y paz

Bahías de Papanoa

Particularmente, en Ojo de Agua se consolida el corredor turístico principal de Bahías de Papanoa gracias a su infraestructura turística. Aquí se encuentran diez hoteles, cuatro restaurantes y una avenida de concreto hidráulico que moderniza un poco a esta zona. El resto continúa con su aire de tranquilidad, pudiendo dormir incluso con las puertas de las habitaciones abiertas en la madrugada.

Bahías de Papanoa

En Piedra de Tlacoyunque se encuentra una caverna dentro de una roca a orillas del mar con características especiales. Las olas que chocan contra ésta revientan y forman una pequeña alberca de aguas cristalinas dentro de esta mística caverna. Es ideal para los amantes de la fotografía y para los aventureros que buscan adrenalina y también turismo de aventura.