Oficialmente, debemos llamarle Grutas de Balankanché, sin embargo, al admirar su esplendor y lo que es capaz de albergar, solo nos queda decirle Balankanché mientras nos maravillamos ante este espectáculo de la naturaleza. Estamos en el sitio donde la esencia del imperio maya sigue existiendo sin riesgo a desaparecer. Adéntrate en este paraíso rocoso y dorado.

Rocas por doquier

Ubicadas a unos pocos kilómetros de la zona arqueológica de Chichén Itzá, las Grutas de Balankanché son conocidas por haber sido sede de un sinfín de ceremonias durante el periodo maya-tolteca. De acuerdo con investigadores y antropólogos, este conjunto subterráneo se volvió uno de los más importantes de la región por la misma connotación religiosa.

grutas de BalankanchéCuenta con más de un kilómetro de recorrido a través de un sendero adaptado específicamente  para el caminar del visitante. El recorrido tiene una extensión aproximada de 1 kilómetro donde ocasionalmente se cruzan cámaras de 10 metros de altura. Uno de las primeras cosas que podrás observar al entrar a este sitio será el trono de Balam. Esta especie de altar era usual para diversos ritos y ceremonias.

Adentrándose en el seno de Balankanché las paredes parecen abrirse con cada pisada mostrando sus milenarios rastros. Aquí se encuentra también un lago semiseco donde existen un sinfín de objetos y piezas de la cultura maya. De igual manera, se han hallado ofrendas de joyería y cerámica en honor del dios Chacc.

Al llegar a La Ceiba, una imponente estalactita unida al piso, una escasa luz natural que se cuela por el techo ilumina esta formación rocosa. En su base se pueden admirar innumerables piezas arqueológicas con gran simbología maya. Dentro de Balankanché también se puede disfrutar de un show de luces y sonido además de un museo de sitio que cuenta con fotografías, piezas y hasta un jardín botánico.

BalankanchéNo dejes de visitar este paraíso de extraordinarias formaciones rocosas donde la naturaleza es el único gobernante. Se ubica a menos de 6 kilómetros de Chichen Itzá. Existen recorridos en inglés, francés y por supuesto, español en horarios diferentes. El precio de entrada es de 118 pesos, 88 pesos para mexicanos.

Continuar leyendo: ¿Ya visitaste el Gran Museo del Mundo Maya?