Por las coloridas costas de Guerrero existe un lugar donde la caliente arena y el sabor de mar se mezclan. Es un sitio de feroz tranquilidad y espejo del agua que navega con pasividad sobre la piel del Océano Pacifico. Se trata de la playa Barra de Potosí, la corona del litoral mexicano más cerca del cielo que de la tierra. Se localiza a unos pocos kilómetros de Zihuatanejo y dentro de su calurosa tierra habita una gran diversidad. Un espacio de corte rustico y santuario de vida silvestre.

Joya guerrerense

La playa de Barra de Potosí alberga un pequeño pueblo pesquero a 35 minutos de Zihuatanejo. Cuenta con una población menor a los 500 habitantes donde sus labores se basan en la atención del turista. Cuenta con una playa virgen de estilo rustico además de atrayentes lagunas salvajes. Detrás de este tesoro guerrerense se puede observar una selva húmeda que invita al visitante a adentrarse a su místico camino.

Vista de la playa Barra de PotosíA pesar de su gran popularidad Barra de Potosí es un fuerte alejado de las grandes discotecas y tiendas boutique. Conserva un aire puro de mar que protege a todos sus visitantes. Entre sus múltiples atractivos se encuentra Playa Larga que cuenta con una extensión de aproximadamente 15 kilómetros.  Asimismo la laguna El Potosí, nombre otorgado por sus propios visitantes, es el sitio perfecto donde el sosiego y la calma se pueden encontrar en una caminata nocturna. Cuenta con una gran variedad de especies animales y vegetales.

Cuna de biodiversidad

Barra de Potosí cuenta también con una rica extensión de tierra conocida como Playa Blanca. Es un lugar ideal para montar a caballo o realizar diversos deportes de temporada. Para disfrutar de su variada gastronomía se pueden visitar las clásicas enramadas, restaurantes en las orillas de la playa donde se puede degustar de lo mejor de la cocina local.

De igual manera, el tesoro costero es un refugio para quienes aman y respetan la vida silvestre. Una comunión más cerca con la naturaleza. Sin lugar a dudas, Barra de Potosí es el destino predilecto de los vacacionistas que buscan alejarse de las grandes multitudes. Acostarse en una hamaca mirando volar a los pelícanos mientras disfruta de una bebida refrescante.

Continuar leyendo: Ixtapa Zihuatanejo, conoce la magia de sus playas