El patrimonio histórico y cultural de Guadalajara se encuentra en sus barrios más tradicionales. En estos lugares se manifiesta la identidad de esta bella ciudad, a través de sus distintos espacios y su gente. Vale la pena visitarlos, conocerlos a fondo y saber un poco acerca de su historia. No hay orden estricto para hacerlo, aunque lo ideal sería empezar por el más antiguo: el barrio de Analco.

View this post on Instagram

Es lindo vivir por aquí!!

A post shared by @ zaira_sedano on

La historia del barrio de Analco

El barrio de Analco es uno de los asentamientos fundaciones de Guadalajara, en el hermoso Valle de Atemajac. Es de sus rincones más tradicionales, distinguiéndose por su dinámica particular y su fuerte carga histórica. De hecho, entre sus principales atractivos se encuentra el templo de San Sebastián de Analco, considerado uno de los monumentos más importantes de toda la ciudad. Su construcción fue realizada por frailes franciscanos y la comunidad indígena de la época, en el siglo XVI.

Foto antigua del barrio de Analco.
Foto: guadalajaraayeryhoy.blogspot.com

Su nombre se traduce en náhuatl como “al otro lado del río”, ya que cuando se erigió, en 1542, se hizo a un costado del antiguo río de San Juan de Dios. Actualmente sus límites son la calla de Medrano al norte, Los Ángeles al Sur, al oriente la Calzada del Ejército y al poniente la Calzada Independencia. Su vida inició como pueblo indígena y sus pobladores se distinguieron como grandes artistas y artesanos.

Creativo por tradición

En 1821, Analco se incorporó oficialmente como un barrio más de la capital de Jalisco. Sin embargo, bien se sabe que, desde su fundación, este lugar se ha distinguido por prestar múltiples servicios a la ciudad. Lo sigue haciendo actualmente, pues es normal encontrar en sus calles talleres de excelentes mecánicos, torneros, orfebres, carpinteros y zapateros.

Tenamaxtli en el barrio de Analco.
Foto: JosEnrique

Además del histórico templo de San Sebastián de Analco, este barrio cuenta con otros lugares emblemáticos de Guadalajara como la Arena Coliseo, la Plaza de la Bandera, el Museo del Ejército y Fuerza Aérea, y la cantina La Sin Rival, una de las más antiguas de la ciudad. El barrio de Analco dejó de ser un lugar creado solo por la necesidad de evangelizar a la población. Ahora, es un rincón tapatío creativo por tradición, de bella arquitectura y con mucha historia.

Foto de portada: Luis Romo Herrera

Continúa leyendo: Palacio de las Vacas en Guadalajara, romántico y misterioso