Según la tradición, la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad se encuentra dónde está por un acontecimiento divino. Un arriero, en camino de Guatemala a Veracruz, al llegar a la ermita de San Sebastián en la ciudad de Oaxaca se le hecho una mula ante el peso de una caja que cargaba. El obispo fray Bartolomé Bohorquez fue testigo del suceso y ordenó que se abriera la caja. Ésta contenía una imagen de Cristo junto con una cabeza de virgen y un par de manos labradas. Además, de un rótulo que decía “Nuestra Señora de la Soledad al pie de la Cruz”.

Basílica de Nuestra Señora de la Soledad.
Foto: anotherpointe.com

Enigmática historia y brillante arquitectura

Esto se interpretó como una señal divina y el obispo ordenó que se construyera un santuario en el lugar donde cayó la mula. Fue así como éste se inició en el año de 1682 bajo las órdenes del arquitecto Sebastián de San Phelipe. Fue en 1689 cuando la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad terminó de construirse y en 1697 se consagró por el obispo Isidro Sariñana y Cuenca.

Basílica de Nuestra Señora de la Soledad.
Foto: twitter.com

Hoy, la imponente Basílica de Nuestra Señora de la Soledad es un templo suntuoso ubicado a solo seis cuadras del zócalo de Oaxaca. Sobresale por su rica portada de cantera en forma de biombo. Única en la ciudad por su forma y el escalonamiento de sus cuerpos que la hacen aparentar un enorme contrafuerte. Su bella composición se logra en cuatro cuerpos con siete calles que albergan un espectacular relieve de la Nuestra Señora de la Soledad y una magnífica estatuaria.

Basílica de Nuestra Señora de la Soledad, Patrimonio de la Humanidad

El interior del templo es tan espectacular como su exterior. Primero tenemos a la imagen que da nombre a la basílica, tan venerada como la virgen de Guadalupe. Dicha imagen es de las más ricas de América, pues su corona tiene dos kilos de oro y al menos 600 diamantes. Asimismo, los muros están cubiertos por óleos de valor incalculable.

Imagen dentro de la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad.
Foto: pinterest.com

La Basílica de Nuestra Señora de la Soledad te sorprenderá por su brillante arquitectura y enigmática historia. Conócela en diciembre, cuando se festeja a la patrona de Oaxaca con danzas y música de todas las etnias oaxaqueñas. En el atrio se puede comer una deliciosa nieve y dulces tradicionales mientras disfrutas de uno de los monumentos más bellos de todo México.

Foto de portada: Daniel Olguin

Continúa leyendo: Santiago Matatlán, la capital mundial del mezcal