A la altura de Calakmul, Tulum, Uxmal o Chichen Itzá, pero no a su mismo nivel de popularidad, Becán ha sobrevivido al tiempo y el crecimiento humano como una de las grandes capitales mayas. Pero ¿por qué un santuario de estas magnitudes no se le menciona tanto como a los anteriores? Fácil de responder: por el cuidado de la naturaleza. Aquí, a comparación de los otros centros, la selva cuida con celo cada centímetro de suelo, que en combinación con la magia que reina sobre este sitio, han creado un templo alejado de todo lo conocido y por conocer.

La capital arqueológica de Campeche

Gracias a un foso que rodea el área nuclear de Becán, los antiguos habitantes determinaron su nombre que significa: camino o cavidad dejada por el correr del agua. Ubicada al sureste del estado de Campeche, en las arcas del río Bec, a más de 100 kilómetros de la ciudad de Campeche, la ciudad floreció durante la época del Clásico Tardío hasta su abandono en el Posclásico Temprano (600 a.C. al 1400 d.C.).

vista aérea de Becán
Foto: mexicoescultura.com

Debido a su localización, en medio de la selva campechana, se cree que la ciudad fungió como capital regional, al grado de ser la cabeza política y territorial de otros asentamientos menores. Aunque en las mayorías de las ciudades mayas existía un orden de clases, representado a través de ubicaciones o edificios, en Becán esto se vuelve más evidente y diferente. Se sabe, gracias al enorme foso que lo rodea, que la entrada al área monumental estaba restringida para un cierto grupo social.

A los alrededores del foso, se pueden observar otro tipo de construcciones que sirvieron, posiblemente, como graneros, habitaciones, santuarios, terrazas para el grueso de la población. Becán se caracteriza de igual manera por las siete entradas que daban acceso a la urbe prehispánica. Las vías son una prueba más del estructurado sistema social que separaba a las altas clases con el resto de los habitantes.

vista de un edificio en becán
Foto: ontheroadin.com

Ciudad de tesoros

La arquitectura maya campechana es conocida por los grandes paneles o tablero de ajedrez que adornan a los templos. Este tipo de construcción se puede observar de manera notable en Becán, además de contar con altas y angostas torres en los edificios principales. Entre sus más importantes edificios se encuentran la Estructura I, la cual se creía era un observatorio maya, y la Estructura II, considerada una de las construcciones mejor decoradas gracias a sus paneles de dameros, cruces hundidas y sillares calizos.

edificio en becan
Foto: mapio.net

La Estructura III junto a la Estructura IV, sirvieron como grandes centros ceremoniales además de habitaciones ricamente decoradas. Finalmente, la Estructura VIII, la Plaza C y la Estructura IX, la más alta de toda la zona de Becán con 32 metros de altura, complementan los vestigios arquitectónicos de esta urbe maya.

personas subiendo un edificio en becan
Foto: locogringo.com

Aunque no existen pruebas confiables de su fecha de su abandono, se cree que sucedió cerca del año 1450, 69 años antes de la llegada de los españoles a México. En la actualidad, esta hermosa urbe de tintes mágicos, continúa floreciendo cada mañana como uno de los grandes centros mayas, que a comparación de todos, nunca dejará de existir.

Cómo llegar: partiendo desde Hopelchén, Campeche, se puede llegar por la carretera que conduce al poblado de Xpujil. De ahí se conduce por la carretera federal 186 rumbo a Escárcega, hasta encontrar los señalamientos a Becán.
Recomendaciones
: procura usar ropa cómoda y ligera, llevar suficiente agua, protector solar y realizar el recorrido muy de mañana.

Foto de portada: Catrall

Continuar leyendo: El Cenote Azul de Miguel Colorado, Campeche