Biblioteca Central de la UNAM, símbolo universitario

7 Shares
7
0
0

Dentro de la población arquitectónica que da vida al acontecer universitario en México, no existe edificio más icónico, emblemático y reconocido que la Biblioteca Central de la UNAM. Con su emblemático rostro donde se condensan elementos arquitectónicos, escultóricos y pictográficos, sobrevive el espíritu y la identidad artística de todo un país. Un sitio que denota el carácter y autenticidad de la esencia educativa de la capital mexicana.

Relejo de poder

Irremediablemente observable, la Biblioteca Central de la UNAM destaca de entre una terna de edificaciones por una serie de características en particular. Fue edificado como uno de los acervos bibliográficos más grandes de México por los arquitectos Juan O’Gorman, Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco. Posteriormente, y debido a la magnitud del proyecto, fueron añadidos Juan íñiguez, Rafael Carrasco Puente y José María Luján como asesores.

vista de la biblioteca central de la UNAM
Foto: Adlai Pulido

La forma de su concepción corresponde directamente a una introducción real del modernismo arquitectónico en México. Por ello, diversas premisas del movimiento funcionalista se tomaron como base del proyecto para seguir diversos paradigmas: economía del espacio, configuración de materiales y un estilo de planta libre, muy parecido a la corriente de Le Corbusier. Los trabajos dieron inicio en 1950 en un área de 16 mil m2. Al principio, se contemplaba conjuntar la biblioteca y hemeroteca en un mismo sitio. Sin embargo, la idea fue desechada y volcada en dar vida únicamente a lo primero.

vista de la biblioteca central de la UNAM
Foto: Adlai Pulido

En la Biblioteca Central de la UNAM se contempló espacio para albergar a más de un millón de volúmenes. A esto se le agregaron salas de lectura y un particular basamento que dividía el área pública del acceso privado a la torre. De igual manera, y con la ayuda de vitrales modulados, se bloqueó la luz directa para convertirla en destellos cafés y amarillos además de un juego de sombras. Los trabajos realizados hasta entonces, funcionaron para dar esplendor y vida a la caja ciega en donde O’Gorman plasmó las mayores características de todo el complejo.

Las caras del tiempo

Para dar vida a los mosaicos de piedras de colores, que surgieron como un elemento que distinguiera a la biblioteca del resto del campus, se trajeron rocas de diversos estados del país al grado de reunir más de 150 variedades de color. En su construcción se realizaron plantillas donde se colocaba una especie de mezcla de cemento, a la que posteriormente se le añadían las piedras.

vista de uno de los murales de la biblioteca de la unam
Foto: universoabierto.org

De esta forma, se conformaron las caras del edificio en donde se puede ver el pasado prehispánico de México en la cara norte. Aquí residen figuras que aluden a Tláloc, dios del agua, acompañado de las ciudades que rodeaban al lago de Tenochtitlán: Coyoacán, Churubusco, Iztapalapa, Tacuba, Xochimilco y Azcapotzalco.

vista de los murales de la unam
Foto: maspormas.com

En el lado sur, se desarrolla la transición del México antiguo y la llegada de los españoles. Se puede observar a la mítica Tenochtitlán y la imagen de un águila cayendo, aludiendo a Cuauhtémoc, el último emperador mexica. Al centro del muro oriente, se encuentra un gran átomo que representa el principio generador de la vida. Finalmente, en el lado poniente, existe un paisaje del Valle de México, obra del mismo José Vasconcelos.

vista de los murales de la unam
Foto: mxcity.com

Seis años pasaron desde su planeación hasta el día de su inauguración. El resultado final: el edificio más distinguido e icónico de la universidad mexicana que prevalece en el tiempo. En años recientes, el 2000, la Biblioteca Central de la UNAM sufrió diversas remodelaciones con el fin de recuperar la idea arquitectónica original además de añadir iluminación natural. Hoy en día, este edificio se levanta orgulloso cada mañana para mostrar con orgullo, las raíces e importancia de su existencia en el arte, la cultura y la educación mexicana.

Foto de portada: Axel

Continuar leyendo: Santa María la Ribera, lo más nostálgico de CDMX

Te puede interesar