Puebla, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, es un tesoro de grandes legados históricos, culturales, arquitectónicos y de incontables tradiciones virreinales. Uno de ellos tiene que ver con una de las bibliotecas más imponentes no sólo de México, sino del mundo. Se trata de la antigua y exquisita Biblioteca Palafoxiana, la primera biblioteca pública más antigua en el continente de América.

Los orígenes dela Biblioteca Palafoxiana

Interior de la Biblioteca Palafoxiana

El origen de la Biblioteca Palafoxiana se remonta al siglo XVII, específicamente a 1646, gracias a un prominente personaje poblano. En esa fecha, el arzobispo de Puebla, Juan de Palafox y Mendoza, donó su vasta, rica y selecta biblioteca personal. Más de cinco mil volúmenes fueron otorgados a dos colegios tridentinos: los Colegios de San Pedro y de San Juan.

Fachada de la Biblioteca Palafoxiana

 

Sin embargo, esta donación vino con una condición específica: el acceso a los libros debería ser libre para todo interesado. Al permitir que cualquiera, y no sólo los estudiantes de los colegios, tuvieran acceso a la lectura, se creó la primera biblioteca pública del continente. Un siglo más tarde, en 1773, se construye el edificio donde actualmente reside esta biblioteca.

Recipiente de invaluables tesoros

Ahora, la Biblioteca Palafoxiana se ha convertido no sólo en un acervo de incontables tesoros históricos para el estado poblano. Es también un atractivo turístico gracias a que fue nombrado como Memoria del Mundo por la UNESCO en el año 2005. A lo largo de su trayectoria, ha logrado acumular más de 45 mil libros y manuscritos de valor incalculable.

Biblioteca Palafoxiana

Es así que la Biblioteca Palafoxiana se ha tomado la responsabilidad de preservar la extensa historia del estado de Puebla. A su vez, continúa recibiendo a todo aquel interesado en obtener y ampliar su conocimiento, pues sigue siendo biblioteca pública. Así que, la siguiente vez que pases por la Angelópolis, asegúrate de darte una vuelta por este sitio de magnificencia.

 

Continuar leyendo: Las bibliotecas más bonitas de México