Una biblioteca y todos sus otros formatos –fonoteca, cineteca, etcétera– tienen un objetivo muy sencillo pero de vital importancia: la acumulación de material que pueda ser consultado por el público. Sin embargo, lo anterior sigue siendo un concepto vago, pues el conocimiento y la información son increíblemente amplios. Es por ello que existen bibliotecas especializadas, con un acervo dedicado a un campo más pequeño de investigación. Y para que sepas a dónde ir, te presentamos algunas de las bibliotecas especializadas en CDMX.

Mediateca de la Casa de Francia

Casa de Francia, una de las bibliotecas especializadas

La Embajada de Francia inauguró este espacio donde mezcla su acervo con el del Instituto Francés de América Latina para así tener una oferta amplia de material francoparlante. Se puede encontrar algo en prácticamente cualquier tema en francés, ya sea literatura, cine o música, teniendo incluso tomos de la prestigiosa Bibliothèque de la Pléiade de la editorial Gallimard.

Biblioteca Benjamin Franklin

Biblioteca Benjamin Franklin

La Embajada de Estados Unidos nombró a esta biblioteca por uno de los padres fundadores del país, teniendo más de 30 mil volúmenes disponibles para el público, todos ellos escritos en inglés.

Acervo del Centro de la Imagen

Centro de la Imagen

Con el fin de preservar, catalogar y difundir los trabajos producidos por fotógrafos tanto mexicanos como de América Latina,  aquí se presenta un acceso restringido para consultar el material, con cada visita siendo justificada.

Centro de Documentación de Cineteca Nacional

Cineteca Naconal

Este lugar no sólo presenta ciclos de cine temáticos, sino que tiene una compilación tanto bibliográfica como hemerográfica, con tesis, libros, catálogos, hasta guiones y más disponibles para quienes busquen realizar alguna clase de investigación.

Fonoteca Nacional

Fonoteca Nacional

Este lugar posee dos lugares para investigación: la Audioteca Octavio Paz, especializada en sonidos digitalizados como radionovelas, noticieros, sonidos urbanos y otros; y la Biblioteca Salvador Novo, con libros especializados en música, sonido y demás.