Ubicado a solo 20 minutos de Playa del Carmen, el cenote Chac Mool es la auténtica entrada al inframundo maya. Sin embargo, más que inframundo, cada rincón de esta enorme caverna sumergida bajo el agua elude más a un paraíso inhóspito, misterioso y lleno de grandes recuerdos. Adéntrate en este lugar único de todo Quintana Roo y México.

Lugar de dioses submarinos

Dentro de la cosmología maya, los cenotes ocupaban un lugar de suma importancia en la vida de sus habitantes. Eran conocidos como el inframundo y el tercer nivel del universo maya. Sin embargo, a comparación de los significados cristianos sobre este lugar, en la cultura de la península, era una región poderosa y mágica donde reinaban los dioses y lo sobrenatural. Gracias a esta definición, podemos constatar que el cenote Chac Mool es el reflejo perfecto de este mundo cósmico.

cenote Chac MoolChac Mool, cuyo nombre significa “garra de jaguar”, se ha convertido en uno de los lugares ideales para la practica del buceo. Esto gracias a sus extensos caminos, cavernas y pasadizos inundados. El lugar cuenta con hermosos escenarios a donde la luz del sol llega sin ningún problema, creando un espectáculo de contrastes turquesas.

cenote Chac MoolDentro del cenote, existe una enorme sala en forma de cúpula compuesta por finas estalactitas. De igual manera, se pueden observar un gran número de restos fósiles, estalactitas y raíces de árboles gigantes. En los casi 40 metros de profundidad, habitan decenas de extrañas figuras y un sitio llamado “Air Dome“. Éste último se distingue por ser una campana de aire donde los visitantes pueden disfrutar la paz del lugar.

cenote Chac MoolEl buceo dentro del cenote Chac Mool es de dificultad media. Para poder ingresar y ser parte de esta experiencia, es recomendable llegar con la ayuda de un grupo de expedición o una agencia de viajes. Se localiza sobre la carretera 307 o ruta de los cenotes, a solo 22 kilómetros de Playa del Carmen.

Continuar leyendo: Cenote Azul, el ojo de Bacalar