La ciudad de Torreón, conocida como la Perla de la Laguna, es una ciudad relativamente joven, apenas superando su centenario. Sin embargo, en ese corto tiempo ha logrado acotar una serie de atractivos turísticos que la convierten en algo increíble. Uno de esos atractivos es también reciente: el llamado Canal de la Perla, el cual ha ahora es galería subterránea.

¿Qué es el Canal de la Perla?

Canal de la Perla

El Canal de la Perla en este municipio del estado de Coahuila es un túnel amurallado con muros de piedra. Su techo abovedado revestido de ladrillo se asemeja al estilo franciscano y sus muros mencionados tienen un metro de espesor. Luego de explorarlo, se decidió convertirlo en un atractivo turístico.

Canal de la Perla

Se cree que el Canal de la Perla fue establecido en 1893 como un canal de riego conectado a otros. Tal vez formaba parte de una red de irrigación que transportaba agua del Río Nazas hacia el oriente de Torreón. De ahí sale su nombre, pues sus aguas regaban un lugar llamado Hacienda de la Perla, que ya no existe.

Su redescubrimiento

Canal de la Perla

Con el crecimiento de la ciudad, el Canal de la Perla fue siendo empedrado  hasta convertirlo en el túnel actual. Después se sospecha que fue transformado en un drenaje de aguas pluviales, hasta que quedó abandonado en su totalidad. No fue hasta el año 2003 cuando se nuevamente, cuando las llantas de un camión se introdujeron en una brecha del pavimento.

Canal de la Perla

Fue en ese momento que se descubrió este sitio enterrado bajo el Centro Histórico. De esta manera se transformó en una galería con imágenes y notas de diarios locales que muestran la historia de la Comarca Lagunera. Ubicado sobre las principales calles de esta ciudad, es un punto de reunión tanto para turistas como locales. Así que no lo dudes más y recorre el largo trayecto del Canal de la Perla.

 

Continuar leyendo: Los túneles de nuestras ciudades