Casa de las Rosas en Durango

En el norte de México no hay estado con más joyas arquitectónicas que Durango. Hay palacios, templos y casonas de gran belleza que justifican con creces esta afirmación. Uno de los ejemplos más certeros que podemos encontrar es la Casa de las Rosas o Palacio de las Tres Rosas.

El primer edificio afrancesado de Durango

La Casa de las Rosas es un inmueble que data de fines del siglo XVIII y se le considera el primer edificio afrancesado de Durango. Fue mandado a hacer por el acaudalado minero español Silvestre Arana. Después pasó a manos del arcedeán de la catedral, Francisco Rojas y Ayora. Aunque en un principio fue pensado para convertirse en un gran hotel, hoy en día alberga diversos comercios.

Casa de las Rosas en Durango
Foto: turimexico.com

Fue durante la época del porfiriato que la Casa de las Rosas adquirió su estilo afrancesado, después de una remodelación. Adquirió una rica ornamentación en su fachada trabajada finamente en cantera. Desde sus columnas corintias acanaladas de la planta baja, la decoración de sus frisos inferiores con molduras sinuosas. Hasta la decoración de marcos de las ventanas y la caligrafía en el hierro forjado de sus balcones.

Casa de las Rosas: la razón de su nombre

Las ventanas del segundo piso cuentan con arcos florales en la cantera. Dichos marcos son los que le dan el nombre de la Casa de las Rosas a este monumento. Por encima de las rosas florecientes se encuentran unas conchas marinas, también en relieve, que rematan la obra. La cornisa final luce dentículos y ovos, que son piezas ornamentales griegas. Todas estas características que reúne el palacio, así como su riqueza ornamental, le otorgaron el título de símbolo de moda a principios del siglo XIX.

Además de su influencia francesa, hay historias que convierten a la Casa de las Rosas en lugar obligado durante tu visita a Durango. Una de ellas asegura que terreno donde está el inmueble, el fraile Diego de la Cadena ofició la misa de fundación de Durango. Ya sea para conocer su arquitectura, o disfrutar de un helado o un café en alguno de sus comercios, el Palacio de las Tres Rosas dejará en ti una grata impresión.

Continúa leyendo: El San Antonio de cabeza más famosos de Morelia