A los 80 años de edad y después de casi 10 años de inactividad, el arquitecto Luis Barragán se dispuso a realizar su última gran obra. En un terreno de 10×36, entre muros medianeros en Ciudad de México, Barragán edificó la Casa Gilardi, uno de sus grandes proyectos y, quizá también, el más paradigmático de todos.

Interior de Casa Gilardi.
Foto: plataformaarquitectura.cl

La paradigmática Casa Gilardi

La Casa Gilardi es una vivienda unifamiliar edificada para la familia Gilardi, diseñada y construida en 1976 por el gran Luis Barragán. Se encuentra en la colonia San Miguel Chapultepec de Ciudad de México. A simple vista, podría parecer una simple casa rosada, pero en su interior guarda notables influencias de la cultura mexicana en los colores, las texturas, las secuencias y disposiciones de espacios.

Piscina en Casa Gilardi
Foto: archdaily.mx

Hacia atrás, la Casa Gilardi está fragmentada en dos. El volumen delantero, el cual contiene los servicios y los dormitorios, y el trasero, donde se encuentra la sala de estar, el comedor y la piscina. Ambos volúmenes se unen por un corredor, configurando un patio que rodea una hermosa jacaranda. Todos los espacios ofrecen una multitud de sensaciones, como es característico de la arquitectura de Barragán.

El mundo sensorial de Barragán

Este mundo sensorial se siente en la sencilla entrada, el pasillo que se amplía y la escalera sin barandilla que parece levitar por el efecto de luz cenital. Atrae también con emoción el corredor invadido de una luz amarillenta que se filtra por una serie de aberturas verticales con vidrios de color ónix. El recorrido finaliza en la estancia de la piscina, el espacio central de la casa. Aquí encontramos un fondo a modo de lienzo en paredes azules, contrastando con el color rojo de la columna central, a su vez bañada por una luz cenital que transforma el espacio a lo largo del día.

Exterior de Casa Gilardi.
Foto: Steve Silverman

La Casa Gilardi se exhibe en su interior a través de la belleza de sus espacios. Vibra con las geometrías producidas por la cambiante luz, reflejada en los muros estucados con terminaciones muy lisas. Los colores de los dulces mexicanos están plasmados en esta obra paradigmática. Tienes que conocer esta pieza importante del testamento arquitectónico de Luis Barragán.

Foto de portada: Ac Renders Cuernavaca

Continúa leyendo: Palacio de la Música, joya arquitectónica de Mérida