En el año 2006, se abrió en Ciudad de México un proyecto de vanguardia en América Latina en el cual las trabajadoras sexuales de la tercera edad en la capital del país encuentran un lugar seguro en un lugar donde el ambiente no es el más seguro para ellas. Es con este propósito que surgió Casa Xochiquetzal, en donde mujeres que se encuentran o han sido trabajadoras de este ámbito tienen un santuario.

Casa Xochiquetzal

Casa Xochiquetzal surgió con el apoyo del ex Jefe de Gobierno de CDMX, Andrés Manuel López Obrador, quien ayudó a la fundadora a buscar el edificio ubicado en el Centro Histórico. Tiene como propósito principal el proporcionarles una vida digna, algo que se logra gracias a la fundación Semillas, funcionando como albergue para mujeres trabajadoras sexuales en la calle.

Si uno llega a darse una vuelta por aquí a escuchar las historias de estas mujeres, escucharán casos que les romperán el corazón. Muchas de ellas se vieron obligadas a desempeñar esta profesión por más de 40 años, siendo robadas, atacadas y humilladas en repetidas ocasiones durante ese proceso.

Su nombre, Casa Xochiquetzal, tiene sus raíces en la cultura Maya, pues el dios tras el cual este inmueble fue nombrado es el que esta civilización designó para las mujeres y el amor, teniendo como meta final que, por medio de esta nomenclatura, las mujeres puedan obtener la fuerza necesaria y medios para pedir ayuda en un ambiente fuera de la prostitución ilegal.

Así que, si desean una clase de turismo fuera de lo usual y buscan proporcionar ayuda humanitaria a un grupo de personas que realmente podrían utilizarla, se aceptan donaciones monetarias y en especie para este lugar, este santuario en medio de CDMX.