Cascada de la Tzararácua, la razón para visitar Michoacán

A poco más de cinco kilómetros al sur de la ciudad de Uruapan se encuentra una maravilla natural que te dejará sin aliento. Se trata de la Cascada de la Tzararácua, una impresionante caída de agua de cerca de 60 metros. Su nombre proviene del purépecha, significa cedazo (tambor o cimbra) y obedece a la infinidad de filtraciones de agua que le dan a la pared de roca una apariencia muy peculiar.

Cascada de la Tzararácua
Foto: pinterest.com

Una cascada que causa asombro

La Cascada de la Tzararácua se forma por el río Cupatitzio, el cual nace en el parque natural de Barranca del Cupatitzio, dentro de Uruapan. La ilustración de la impresionante caída de agua cristalina causa el asombro del espectador por su belleza incomparable. Se encuentra enmarcada por una exuberante vegetación y forma parte de un centro recreativo en el que es posible disfrutar de agradables paseos a pie o a caballo.

Cascada de la Tzararácua.
Foto: twitter.com

Para llegar hasta la Cascada de Tzararácua existen dos opciones dentro del parque. La primera es tomar el camino lateral para bajar a caballo, ideal para internarse en la naturaleza cómodamente. La segunda opción es descender a pie por el andador peatonal y bajar las 579 escaleras entre impresionantes taludes de roca volcánica, los cuales suelen ofrecer un panorama general del bosque circundante.

El espectáculo de la Cascada de la Tzararácua

En temporada de lluvias, la cascada se despierta entre bruma y niebla, mientras los escurrimientos de agua se ven por doquier y se filtran en el follaje de los árboles. Asimismo, ardillas y otros mamíferos abundan en los primeros 500 metros del descenso a la cascada, al igual que la floración de orquídeas entre el follaje de los encinos. Entre los impresionantes taludes de roca volcánica también se puede practicar rapel. Las áreas para acampar se encuentran en las explanadas cercanas a los miradores, donde puedes encontrar asadores, sanitarios, leña y un techo para protegerse de la lluvia.

Cascada de la Tzararácua.
Foto: cbtelevision.com.mx

El recorrido puede ampliarse otros 20 minutos hasta llegar a la Tzararacuita, un hermoso sitio natural, con una cascada en la que es posible nadar. No hay duda de que la Cascada de la Tzararácua es un espectáculo visual y auditivo que vale la pena disfrutar. Agua y un profundo entorno verde componen un fabuloso paisaje que muy difícilmente olvidarás.

Foto de portada: Viku Vantorra

Continúa leyendo: Cascada de Tamul, maravilla de la huasteca potosina