Cascada de Tamul, maravilla de la huasteca potosina

28 Shares
28
0
0

Sumergida en una profunda vegetación selvática, en un cañón estrecho de altas paredes al norte del municipio de Aquismón, se encuentra la espectacular Cascada de Tamul. Una de las maravillas naturales de la Huasteca Potosina, que llama la atención por su color turquesa y su gran altura. Tiene 105 metros de alto, lo que la convierte en el salto de agua más gran de San Luis Potosí.

Fotografía: Milenio

Para conocer la Cascada de Tamul

La Cascada de Tamul nace del caudal del río Gallinas, el cuela termina al caer con fuerza sobre el cauce del río Santa María. Esta unión crea un tercer río, el Tampón, también de un impresionante color turquesa. Es precisamente sobre este afluente donde comienza la aventura para conocer mejor a la Casaca de Tamul. En el ejido La Morena se pueden abordar coloridas canoas de madera, llamadas pangas, que recorren el río hasta la caída de agua.

Cascada de Tamul.
Foto: elsoldesanluis.com.mx

El viaje en panga dura más de una hora y es realmente entretenido. En el camino podrás observar el contrasta del color del agua con el verde de la vegetación y las formaciones rocosas. Sabrás que estás a punto de llegar a la Cascada de Tamul cuando escuches su estruendo. La embarcación se detiene a cien metros para observar la magnificencia del salto sin peligro. Aquí es donde podrás aprovechar para tomar las mejores fotografías desde una roca.

Parada obligatoria en la huasteca potosina

También es posible conocer el salto de agua desde arriba, luego de otro paseo increíble. Todo comienza en el ejido El Naranjito, donde hay un mirador a orillas del río Gallinas. Para llegar a la cascada tendrás que recorrer un sendero a un costado del río. En el trayecto, verás como la corriente va formando pozas cristalinas. A un costado de la cascada hay unas escalinatas rústicas muy empinadas, que bajan hasta la ribera del Santa María para contemplar la majestuosidad de Tamul.

Foto: civitatis.com

Si eres más aventurero también puedes hacer rapel y descender por la cascada. Al salpicada de la brisa y la altura crean una de las mejores experiencias. La mejor temporada para visitar esta maravilla es de septiembre a febrero, cuando las cascadas y ríos son más abundantes y el clima inmejorable. Tamul es una parada obligatoria dentro de la Huasteca Potosina.

Foto de portada: David Sánchez Olvera

Continúa leyendo: Rápidos de Bacalar, aventura de alto calibre

Te puede interesar