Reconocido como uno de los cenotes a cielo abierto más grandes de la Península de Yucatán, el cenote Zací es una puerta al pasado maya de la región. Acercarse a sus alrededores es una invitación a un ambiente profundamente histórico y envuelto de grandes tradiciones. Conoce más de este sitio y adéntrate en su magia.

Aposento maya

El nombre del cenote proviene de la palabra maya que significa “gavilán blanco”. Este título perteneció de igual manera a la urbe prehispánica en donde se fundó la actual ciudad de Valladolid. Zací es de tipo semi abierto y cuenta con una caída libre. Para su acceso se debe bajar por una escalera de piedra y un barandal.

cenote Zací

Continuar leyendo: El espectacular cenote Lol-Ha en Yucatán

Alrededor del cenote, la maravillosa naturaleza maya inunda los sentidos de principio a fin. El reflejo del sol choca todos los días sobre sus aguas verdes y azules. El espejo cristalino en este cuerpo cuenta con 35 metros de largo por 25 de ancho además de albergar una profundidad de no más de 40 metros.

cenote Zací

Dentro de la bóveda existe una amplia población de vistosas estalactitas. El ruido de las golondrinas y bagres y el aroma de los helechos, orquídeas y álamos encantan a cualquier visitante que llega hasta aquí.

cenote Zací

Una de las cosas que más podrás disfrutar en este sitio es nadar en sus apacibles y claras aguas. Se recomienda usar chaleco salvavidas, evitar el uso de bloqueadores y repelentes contra insectos así como no tirar basura dentro del lugar. De igual manera, existen algunos restaurantes a la afueras del cenote para probar lo mejor de la gastronomía yucateca.  El cenote Zací se encuentra a menos de dos horas de la ciudad de Mérida. Lo puedes encontrar en el centro de Valladolid en la calle 36, entre la 39 y 37 del barrio de Santa Ana.