En la capital del estado de Sonora, Hermosillo, se encuentra un guardián que cuida a la ciudad desde lo alto. Esta formación rocosa, por lo tanto, se ha convertido en el símbolo de esta boyante ciudad del norte de México. Se trata del Cerro de la Campana, el cual es ideal para admirar a este paisaje en el desierto sonorense.

Dónde está el Cerro de la Campana

Cerro de la Campana

El mirador conocido como Cerro de la Campana se encuentra  ubicado en plena mancha urbana dentro de esta gran ciudad. Específicamente, se encuentra a aproximadamente un kilómetro de distancia del Centro Histórico de Hermosillo, habiendo varias vialidades hacia su cima. Es por esta razón que también se ha convertido en un punto de reunión popular para la gente del lugar.

Cerro de la Campana

No se sabe a ciencia cierta cómo fue que se bautizó al Cerro de la Campana con este peculiar nombre. Algunos afirman que su forma, cuando se aprecia de oriente a poniente, asemeja a la silueta de una enorme campana. Otros aseguran que al golpear las rocas en la parte más alta del mismo, éstas suenan similar a una campana.

Qué hacer aquí

Sea como sea, el Cerro de la Campana destaca por ser un mirador donde se pueden disfrutar muchos hermosos atardeceres.  En su cima hay un estacionamiento para dejar tu coche, así como una cafetería con botanas, refrigerios, bebidas y antojitos. Aunque muchos concuerdan que la mejor opción es subir este coloso a pie para así disfrutar mejor de los paisajes.

Cerro de la Campana

A cualquier hora del día podrás ver en el Cerro de la Campana a familias, parejas y amigos disfrutando del sitio. En el piso hay mensajes plasmados por sus muchos visitantes, donde hay desde frases motivacionales hasta declaraciones de amor. Y desde aquí podrás admirar a una de las ciudades más emocionantes en todo el norte de la República Mexicana.

 

Continuar leyendo: 7 cosas que hacer en Hermosillo