La vieja ciudad de Chalcatzingo, ubicada en el maravilloso valle de Morelos, bien pudo haber sido el corazón de la cultura Olmeca. Y es que solo con observar la privilegiada posición geográfica que la albergaba –entre los cerros Chalcatzingo y El Delgado, además de contar con un inagotable manantial que le proveía de agua– resulta obvio saber porque esta civilización floreció aquí. Sin embargo, y como muchas otras ciudades de los primeros periodos mesoamericanos, el tiempo ocasionó su caída, dejando un enorme rastro detrás que hasta estos días, sigue floreciendo y mostrando su impresionante gloria.

Ciudad antigua

El nombre del yacimiento arqueológico de Chalcatzingo proviene del náhuatl y se le ha dado tres diferentes significados: “el lugar más preciado de los Chalcas”, “venerado lugar de agua sagrada” y “de los jades preciosos”. Se sabe que, junto a La Venta –con quien compartió un desarrollo paralelo– y Teopantecuanitlán, se convirtió en bastión de la cultura Olmeca durante el periodo Preclásico Medio y Tardío de la cronología mesoamericana.

Durante su época de apogeo, fungía como un importante nodo de las rutas comerciales que conectaban a Guerrero con el Valle de México. De acuerdo con diversos registros, Chalcatzingo se convirtió en el primer asentamiento dentro del Altiplano Central, algo qué hasta el día de hoy, continúa conservando. Siglos después, la ciudad fue abandonada sin una razón en específico

vista aérea de chalcatzingo
Foto: mxcity.mx

Pero si hay algo que distingue a Chalcatzingo del resto de yacimientos en el valle de Morelos es sin duda, los hermosos petrograbados que se ubica en la ladera rocosa de los cerros y en diversas unidades habitacionales de la zona. Estas manifestaciones se refieren a grabados hechos sobre rocas donde se contaban o narraban historias y relatos de la tradición olmeca. Se sabe incluso que aquí se encuentra el primer ejemplo de una estela tallada en toda Mesoamérica. Hasta la actualidad, se han hallado más de 30 petroglifos.

grabado dentro de chalcatzingo
Foto: arquired.com

Nicho de secretos

Tras su descubrimiento en el año 1934, luego del paso de una tromba que dejó al descubierto el relieve conocido como El Rey, la zona comenzó un proceso de exploración exhaustivo. Actualmente, el yacimiento cuenta con grandes edificios como la Terraza 1 donde se albergaron conjuntos habitacionales. Otros rastros son la Terraza 25 y la Estructura 4, la cual consiste en una planta cuadrangular de 70 metros de lado, donde se han hallado tumbas con ornamentos y joyas.  

vista de una estructura en chalcatzingo
Foto: wikipedia.com

Hoy en día, los cerros de Chalcatzingo –el cual se cree tenía una gran influencia religiosa en la población al ser sede de rituales– y El Delgado, continúan siendo los grandes guardianes de esta antiquísima ciudad. Te recomendamos visitar la zona en compañía de un guía que podrá resolver y explicarte todas las grandes historias que este lugar esconde. No olvides visitar el Museo de sitio donde observarás más de 240 piezas, obtenidas en el mismo sitio.

Cómo llegar: Partiendo desde Yautepec se toma la Carretera Federal No. 138 hasta llegar a la ciudad de Cuautla, Morelos. En este punto debes dirigirte hacia la Carretera No. 160, con rumbo a Izúcar de Matamoros, Puebla. Aproximadamente a 20 km., de Cuautla se llega al crucero con la Carretera Estatal Hueyapan-Axochiapan, y debe continuarse por ella hacia el sur. Una vez transcurridos cuatro kilómetros, es necesario desviarse una vez más, hacia el oriente, pasando por la Ex hacienda de Santa Clara Montefalco, hasta arribar al poblado de Chalcatzingo.

Horario: lunes y martes de 10:00 a 17:00 horas y miércoles a domingo de 9:00 a 18:00 horas.
Costo: 55 pesos entrada general

Foto de portada: mxcity.mx

Continuar leyendo: Conoce los parques acuáticos y balnearios de Morelos