Utilizado como condimento, en carnes asadas y hasta en los mejores albures, el chorizo es parte fundamental de nuestra cultura y esencial dentro de la gastronomía mexicana. Somos un país tan choricero que solemos utilizarlo en casi todo, ya que su sabor le hace juego a cualquier platillo.

chorizo 1

¿Qué serían de aquellas mañanas domingueras sin despertar con el delicioso olor a huevo con chorizo, o de una parrillada de medio día sin este delicioso embutido? Sinceramente nos cuesta imaginaros un mundo sin él, por ello, este post está dedicado a homenajear a esta mezcla de carne molida, grasa, pimentón y ajo envuelto en tripa que tanto nos encanta (sin albur).

Aunque tiene sus inicios dentro de la cultura española, es un producto que hemos arraigado desde hace ya muchos años, siendo la ciudad de Toluca la pionera en su preparación y que además, es reconocida mundialmente por contar con las recetas, métodos y sabores más deliciosos. Así que si deseas probar el quizá mejor chorizo del mundo, sin duda debes visitar la capital mexiquense y comprobar con tus propias pupilas gustativas que el mote de “Toluca del Chorizo” no se lo han atribuido de a gratis.

chorizo 2

chorizo 3

Su fama está cimentada por la calidad y sabor de los embutidos artesanales, donde resaltan el tradicional chorizo toluqueño y el chorizo verde.

El color característico del chorizo tiene su origen en los ingredientes empleados, tanto el verde como el rojo, son elaborados con pulpa de cerdo, ajo, clavos, pimiento morrón y sal principalmente, dependerá de otros ingredientes para distinguir su sabor y color. Al rojo se le agrega vinagre de vino, chile chilaca, almendras, nueces y pasas. En cambio al verde, se le ediciona vinagre de manzana, orégano seco, hojas de laurel secas, pimienta negra, comino molido, chile poblano, chiles serranos, tomate, cilantro, perejil, acelga, cebolla y mole verde. Cabe mencionar que el chorizo verde surgió en Toluca por la necesidad de crear nuevos sabores y ofrecer un producto diferente.

Los ingredientes se muelen y mezclan, se dejan reposar por 24 horas y se rellenan en tripas generalmente de cerdo, dando como resultado un manjar al paladar digno de parrilladas, tacos, tortas, desayunos, comidas y cenas.