Cada platillo mexicano de una cocina emergió. De una mente creativa, una situación adversa o por el mensaje divino de un enviado celestial. Cual sea la forma en la que se crearon, las delicias del sabor nacional tienen un sitio donde su historia comenzó. Y ya que estamos en tema de comidas emblemáticas, el mole es sin duda el estandarte de la gastronomía nacional. Es necesario entonces viajar hasta el lugar donde vio por primera la luz este manjar: la cocina de Santa Rosa en la capital poblana.

Sitio de nacimientos

Muchas son las historias que rodean a este lugar, cuna del sabor poblano y vientre materno del mole. La cocina forma parte del Ex Convento de Santa Rosa el cual comenzó sus actividades en el año de 1677 bajo el mandato de la orden dominica. El lugar fue conformado por un grupo de monjas volcadas a las actividades de mantenimiento y preparación del lugar.

Interior de la cocina de Santa RosaCuenta la leyenda que Sor Andrea fue la responsable de dar vida a este exquisito sabor. Algunas teorías señalan que la servidora celestial recibió un mensaje divino. En el le sugerían mezclar lo mejor de la cocina mexicana y española para recibir la visita del obispo Manuel Fernández de Santa Cruz. Otra leyenda señala que la monja dejó caer una tablilla de chocolate a la preparación. Esto provocó su desesperación pero al momento de probarlo descubrió una nueva fusión.

Interior de la cocina de Santa Rosa Cual sea la manera en la que se creó, el mole aún se puede oler en la cocina de Santa Rosa. El lugar consta de un enorme salón de tres bóvedas, revestida casi en su totalidad por preciosos azulejos de talavera. Aunque se dice que el forraje del lugar ocurrió muchos años después del nacimiento del platillo.

El cuerpo de un sabor

La cocina está adornada por una vieja carbonera, diversos fregaderos y algunos utensilios originales de aquella época. Con el paso del tiempo, este sitio pasó a formar parte de los diversos cambios que sufrió el convento. Fue hasta el año de 1973 cuando sus instalaciones se convirtieron en el Museo de Arte Popular luego de haber sido una enorme vecindad que albergaba a más de mil personas.

Vista del patio del Ex Convento de Santa RosaHoy en día, la cocina de Santa Rosa forma parte del Centro Cultural Ex Convento de Santa Rosa. Un punto de encuentro poblano donde se encuentra un museo, muestra de artesanías, biblioteca y un sinfín de actividades relacionadas con el tradicionalismo poblano. Puedes visitarlo de martes a domingo de 10 a 18 horas. Se localiza en la calle 3 Norte 1203 dentro del Centro Histórico de la ciudad.

Continuar leyendo: 6 zonas arqueológicas en Puebla que debes conocer