Uno de los tesoros naturales de nuestro país es el estado de Tabasco, gracias a su rica y variada biodiversidad. Aquí podrás dirigirte a cualquier parte de su territorio y encontrar un lugar escondido esperando a ser descubierto por ti. Y uno de estos lugares es un pequeño recoveco que en su interior guarda magia: la Cueva de las Sardinas Ciegas.

Camino a la Cueva de las Sardinas Ciegas

Cueva de las Sardinas Ciegas

La Cueva de las Sardinas Ciegas se encuentra dentro de la Reserva Ecológica Villa Luz, en rumbo a  Tapijulapa. Incluso el camino hacia este Pueblo Mágico es toda una experiencia, pues su paisaje siempre verde parece de un cuento. Una vez que llegues a Tacotalpa partiendo desde Villahermosa, sabrás que has llegado a este destino para turismo de aventura.

Rito de la Pesca de la Sardina Ciega

Para llegar a la Cueva de las Sardinas Ciegas, primero deberás cruzar el río Oxolotán dentro de esta gran reserva. El camino a través de la selva debe realizarse con cuidado y por medio de un guía que los lleve. Cruzarás las Cascadas de Villa Luz antes de llegar a tu destino, que podrás aprovechar para sacar muchas impactantes fotografías.

Que comience la aventura

Una vez que llegues a la Cueva de las Sardinas Ciegas, deberás descender a su abismo a través de rappel. Si bien al principio puedes sentir inseguridad, pues el descenso lo controlas manualmente, pronto la adrenalina se apoderará de ti. Una vez que toques el fondo, sentirás inmediatamente la humedad que aquí dentro se resguarda, dando inicio a tu recorrido.

Cueva de la Sardina Ciega

La Cueva de las Sardinas Ciegas está formada de piedra caliza, que con la humedad interna, se transforma en yeso. Es el hogar de murciélagos, arañas patonas y, por supuesto, las famosas sardinas ciegas, de las que toma su nombre. Llegar a este destino y recorrerlo es toda una aventura que los amantes de la adrenalina deben vivir.

 

Continuar leyendo: Descubre las playas de Tabasco